30 de junio de 2015

SALPICÓN DE MARISCO

El verano es lo que tiene, que se te llena todo de turistas. Es lo que me ha pasado a mí esta mañana, que he cogido un bol para ver qué hacía para comer, y en cuanto me he descuidado un poco, aquello estaba lleno de gente. Primero unos mejillones de lata gallegos que pasaban por allí. Debían ser de un viaje organizado o algo. Han visto mi bol todo chulo y pinturero y han decidido quedarse. Pobrecillos, he pensado yo, todo el invierno, allí en Galicia currando de mejillón, aguantando temporales agarrados a una cuerda. Yo creo que se han ganado unas vacaciones. Pues venga, que se queden. Y en esas que me descuido un poco, buscando algo de lima para aliñarlos, y cuando me doy cuenta, se me ha plantado en el bol un pulpo. Chiquitito, porque era de lata también, oye, pero que ocupa su espacio. Al principio pensé en echarle, pero los pulpos ya se sabe, te miran con esos ojillos tiernos que tienen de cefalópodo, y dan lástima. Son como un cachorrillo abandonado. Total, que entre que sí y que no, de repente, zas, una invasión de gambas, gambones más bien, porque eran gorditos. Y mi bol parecía ya Benidorm en agosto. Oye ¿y quién le dice que no a unas gambas? Eso no pasa. A ti te ponen unas gambas delante y a por ellas. Primero las más grandes y luego ya las más pequeñas. Lo llevamos escrito en los genes. En inútil resistirse. Total, que ya con todo el lío allí montado de mejillones, pulpo, gambones, me he dicho a esto le ponemos unas hierbillas y nos montamos un salpicón de marisco de lo más apañado. Que también te digo una cosa, si todos los turistas fueran como estos, bendita sea la playa en verano.

Ingredientes: 1 paquete de colas de gambón congeladas (sección de congelados de cualquier gran superficie), 2 latas de mejillones al natural, 1 lata de pulpo en aceite, 1 tomate, 1 cebolla, 1 pimiento verde, 1 lima, cilantro, salsa de chile habanero Heinz (o Tabasco normal y corriente) aceite de oliva virgen extra, vinagre, y sal.

Preparación: en un bol ponemos las colas de gambón, descongeladas y hervidas un minuto en agua con sal, el contenido escurrido de las latas de mejillones (reservando el caldo) y el pulpo, también escurrido de su aceite. Añadimos en tomate, la cebolla y el pimiento bien picados. En un recipiente, preparamos el aliño. Primero un par de cucharadas de aceite rico. Le ponemos vinagre, el zumo de media lima (o limón si no tenemos), sal y un par de golpes de nuestra salsa de chile habanero (o Tabasco). Le añadimos también un poco del caldo de la lata de mejillones que teníamos reservado, el cilantro picado y removemos para que se mezcle todo bien. Echamos el aliño sobre la mezcla de animalillos marinos que teníamos, un poco de sal, mezclamos adecuadamente y lo dejamos reposar en la nevera, tapado con plastiquillo transparente, hasta el momento de servir. Una receta rica, sana, fresca y muy marinera. Puro verano.

EN VIDEO

Si queréis ver la receta en vídeo, con el aliciente de aprender también la forma de tunear y mejorar un gazpacho de los de brick, podéis hacerlo viendo esta nueva entrega de El Show de Falsarius Chef






5 de mayo de 2015

DULCE DE LECHE CASERO Y FABADA PARA PIJOS

Fabada para pijos

Hoy el Show de Falsarius Chef viene un poco malévolo. Teniendo en cuenta que estamos en primavera y anda el personal  como loco con las operaciones bikinis famosas, descolgarse con una parejita como el dulce de leche casero y una fabada, por muy pija que sea, tiene delito. Pero esto es así. El hambre tiene razones que el bañador no entiende. Oye, que además el saber (al contrario de los kilos) no ocupa lugar, ni sube talla de pantalones. Otra cosa es el malévolo uso que hagamos de nuestra sabiduría gastronómica. Yo que sé, el dulce de leche lo podéis hacer el día que vengan unos sobrinitos a veros a casa, que siempre es una excusa. Si luego os lo coméis a escondidas a cucharadas, yo ya ahí no entro. Y la fabadita pija, os resuelve un aperitivo con invitados, que la gente cuando viene de visita, se deja la dieta en la puerta y zampa como demonios. Siempre hay una excusa para comer cosas ricas. Además, sabemos tan poco del futuro: igual este verano se ponen de moda los michelines.


   


7 de abril de 2015

EL SHOW DE FALSARIUS CHEF- La primavera


En el nuevo y primaveral Show de Falsarius Chef, entre otras variadas cuestiones vais a encontrar la forma más fácil de hacer un fantástico pan casero sin tener ni idea de estas cosas (que queda genial), y las nuevas andanzas de nuestro hombre lobo vegetariano.


     


2 de marzo de 2015

BLOODY MARY

Bloody Mary

Claro, estás tan tranquilo con tu frío, tu gripe y tus cosas, y de repente se te echa marzo encima como un chaparrón del calendario. Oye, y despista. Estabas tú tan a gusto, rodeado de cocidos, guisotes y platos de cuchara y ahora, hala, a cambiarlo todo otra vez. Y da igual que caigan chuzos de punta o que andes todavía con la bufanda puesta. Marzo es marzo y hay que ponerse en modo primavera. Total que sacas las lechugas del armario, bajas del trastero los tomates, guardas las cucharas en el cajón con los calcetines y te compras un geranio. Y luego pasa lo que pasa. Que mucha primavera y mucho rollo, pero todavía no te apetecen un pimiento las ensaladas. ¿Y ahora qué hacemos? Pues no sé, porque a mi la primavera me da hambre. Bueno y el otoño y el verano, y el invierno. Las cuatro estaciones. Yo en lo del hambre soy muy de Vivaldi. Y así, pensando, pensando, me he dicho, oye mira yo me hago un cóctel de aperitivo, un bloody Mary, más concretamente, que es fresquito y primaveral, pero con un puntito de vodka que mantiene el calorcito interno, y luego dios dirá. Y si no dice nada, me casco el bloody Mary y luego un buen cocido. Menú de entretiempo.

Ingredientes: 1 brick de zumo de tomate, 1 sobre de gelatina neutra, vodka, 1 limón, salsa Perrin´s, Tabasco, pimienta, sal, apio.

Preparación: en un bol bien seco, ponemos el contenido del sobre de gelatina y lo reservamos. En otro recipiente vertemos un chorreón de vodka al gusto, según queramos más o menos fuerte nuestro bloody Mary (la proporción correcta sería 3 partes de vodka por 6 de tomate), añadimos el zumo de tomate (medio litro, más o menos), el zumo de medio limón, unas gotas de Tabasco, un par de golpes de salsa Perrin´s, y un poco de sal. Removemos bien. Ponemos unas cucharadas del preparado en el bol con la gelatina y removemos hasta que se deshaga y se mezcle. El resto lo ponemos en un cazo a calentar, removiendo de vez en cuando, hasta que empiece a hervir. Retiramos, lo juntamos con el preparado de gelatina y mezclamos bien. Dejamos reposar un par de minutos y lo vamos vertiendo con cuidado en un molde de silicona como para magdalenas o algo así, en el que habremos puesto una ramita de apio en cada agujero. Dejamos que se enfríe un poco y lo metemos en la nevera durante un par de horas mínimo. Luego todo es sacarlo, desmoldar con cuidado, adornar con un toquecillo de pimienta y comerlo (o beberlo) bien frío.

(Puedes verlo en vídeo AQUÍ)
Related Posts with Thumbnails