29 de septiembre de 2007

TORTILLA GUISADA (la más fácil)

tortilla guisada en salsaLas venden ya en todos lados. Son esas tortillas de patatas preparadas, envueltas en plástico que hay en la sección de refrigerados y que, en teoría sólo hay que calentar. Y tú vas, la calientas y te queda, pues eso, una tortilla recalentada, que es lo peor que le puede pasar a una pobre tortilla de patatas. Afortunadamente podemos evitarlo   echándole un poco de cuento. Y bastante salsa.

Receta de tortilla guisada

Ingredientes: una tortilla precocinada, una cebolla, dos dientes de ajo, un vaso de vino blanco, pimentón picante (yo últimamente le pongo pimentón picante hasta al Cola-cao), un paquete de taquitos de jamón ya cortados, aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación: se pican la cebolla y los dientes de ajo y se ponen a sofreír con un poco de aceite. Cuando estén empezando a dorarse se le añaden unos tacos de jamón y se les da una vuelta, junto con una cucharadita de pimentón picante. Es el momento de añadir el vino blanco (y de tomarnos un chatito también nosotros. Ya puestos). Cuando hierva un poco y se evapore el alcohol, añadimos agua (sin miedo, que luego la tortilla es como una esponja) y sal al gusto. Dejámos la salsa espesando a fuego lento y nos liamos con la tortilla, que no tiene ningún misterio. Todo es cuestión de quitarle el plástico y pinchar ambas caras varias veces con un palillo. Se pone la tortilla en la salsa y se deja que vaya cogiendo sabor con el fuego muy suave durante unos 10 minutos. Puedes intentar darle la vuelta a la mitad, pero se parte fácilmente y es arriesgado. Más sencillo es irle poniendo salsa a la parte superior con una cuchara. En cualquier caso esta tortilla guisada suele quedar estupenda.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails