15 de diciembre de 2007

ARROZ CON NÍSCALOS FARSANTES

arroz con niscalosPOCAS COSAS APETECEN TANTO CON EL FRÍO COMO UN ARROZ CALDOSO CALENTITO. PERO ALGO TIENEN LOS GUISOS DE ARROZ QUE ASUSTAN UN POCO Y RETRAEN AL COCINERO MENOS AVEZADO. PARECE COSA DE ABUELAS , O DE BRUJAS, O DE DRUIDAS BARBUDOS DE ASTÉRIX, O DE ABUELAS BRUJAS BARBUDAS COMO DRUIDAS DE ASTÉRIX. PUES ESO SE ACABÓ. ROMPAMOS OTRA NUEVA BARRERA Y SORPRENDAMOS A PROPIOS Y EXTRAÑOS CON UN ARROZ CON NÍSCALOS CAMPESTRE Y RECONFORTANTE, DE LOS QUE TE HACEN QUEDAR COMO UN EXPERTO AUNQUE LO MÁS CERCA QUE HAYAS ESTADO DE UNA COCINA ES CUANDO VAS A COGER CUBITOS DE HIELO PARA EL CUBATA.

Ingredientes para 2 personas: 1 lata de rovellones de la marca Cidacos ("rovellon" es la forma catalana de llamar al níscalo, y es como viene escrito en la lata, pero se encuentran fácilmente en cualquier Carrefour, por ejemplo), 1 paquete de taquitos de jamón, arroz marca Brillante (no se pasa y hace más fácil que el arroz quede en su punto), 1 patata grandecita, 1 cebolla mediana, 3 dientes de ajo, pimentón picante, aceite de oliva y sal.

Preparación: en una cazuela ponemos un chorreón de aceite a calentar y echamos uno de los dientes de ajo picadito. Cuando se haga un poco, añadimos los otros dos dientes de ajo enteros pero un poco espachurrados y la cebolla picada. Cuando veamos que se va haciendo, le ponemos un poco de sal, añadimos un puñado de taquitos de jamón (o dos si eres muy cerdófilo), y le echamos los níscalos escurridos y troceados en pedazos medianos, dejando que cojan un poco de color. En el último momento ponemos una cucharadita de pimentón picante (que le va a dar al guisote un toque rústico-campestre muy de agradecer), removemos un poco más y le agregamos un litro (larguito) de agua. Cuando hierva le ponemos la patata cascándola (esto es, cortando un poco con el cuchillo y luego rompiendo el trozo; así suelta almidón y queda el guiso más hilado) en pedazos no muy grandes y dejamos todo borboteando unos cinco minutos. Llega entonces el momento de echar el arroz. Un par de puñados (un montoncillo en el cuenco de la mano) por persona y otro puñado extra más (para las ánimas del purgatorio, decían antes las abuelas). Ya sólo queda estar un poco atento por si se nos queda sin caldo y hay que añadir un poco más de agua, y cuando lleve un rato, probar para ver si está a nuestro gusto de sal. En unos 20 ó 25 minutos tendremos el arroz con níscalos en su punto, lo que podéis comprobar empíricamente, probando unos granillos de arroz recogidos del guiso con una cuchara y siguiendo la vieja máxima: desde que se inventó el soplar, quemarse es de tontos.

Acuática continencia: la gracia del arroz caldoso es que tenga un caldo hilado, no que sea una sopa en la que flotan cosas dispersas. Es por ello más que recomendable no pasarse con el agua y añadir de a poquitos la que fuera menester.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails