11 de enero de 2008

JUDIAS VERDES A LA TRAICIONERA

judias verdesDESPUÉS DE LOS EXCESOS NAVIDEÑOS (AHORA EL PAVO RELLENO SOY YO) ME APETECÍA HACER UN PLATO LIGERO, Y COMPARTIRLO EN FORMA DE RECETA TRAMPOSA, ANTES DE QUE ME CONFUNDAN CON EL HERMANO OBESO DE PAPÁ NOEL (ESTA MAÑANA IBA POR LA CALLE CON UN JERSEY ROJO Y UNOS NIÑOS ME MIRABAN DE FORMA SOSPECHOSA). PENSÉ QUE UNAS JUDIAS VERDES PODÍAN VENIR BIEN PERO HABÍA UN PROBLEMA. NO ENCUENTRO JUDIAS VERDES DE BOTE O DE LATA RICAS DE VERDAD. HE PROBADO MUCHAS (PARA MI DESGRACIA) Y NO HAY MANERA. PUES VALE, QUE LES DEN. TRAICIONANDO POR UNA VEZ A LA IMPOSTURA OS OFREZCO ESTA RECETA EN DONDE TODO ES NATURAL. LA TRAMPA ESTARÁ ESTA VEZ EN LA FORMA DE HACERLAS. TAN FÁCIL, TAN FÁCIL, QUE ABRIR UNA LATA OS PARECERÁ COMPLICADO.

Receta de judías verdes

Ingredientes: 300 gramos de judías verdes, 1 cebolla mediana, 1 tomate, 2 dientes de ajo, sal gorda, aceite de oliva virgen extra (y si os apetece y tenéis a a mano, unas laminitas finas de jamón).

Preparación: lo más cómodo de esta receta es que no hay que hervir aparte las judías verdes. Sólo vamos a utilizar una sartén para todo. Cogemos las judías verdes y con un cuchillo les cortamos las puntas y las partimos en trozos no muy pequeños (de unos 6 cm. más o menos) que luego nos van a quedar mucho más aparentes en el plato. Las lavamos bajo el grifo y la escurrimos bien. En la sartén ponemos aceite abundante y cuando esté caliente echamos en él las judías verdes y las freímos un poco. Que cojan color pero sin pasarse. Cuando estén, las sacamos escurriéndolas bien y las ponemos en un plato con papel de cocina que acabe de absorber el aceite sobrante. Cogemos el tomate, lo partimos por la mitad y con un rallador de agujeros gordos lo rallamos convirtiéndolo en pulpa (suena un poco sádico, como de película de Tarantino, pero es lo que hay). En la sartén dejamos sólo un poco del aceite utilizado y en él ponemos a sofreír los ajos picados y un poco después la cebolla cortada en pequeñas tiras en vez de en los clásicos cuadraditos (en juliana diría un experto, pero aquí no tenemos de eso). Lo vamos removiendo bien y cuando veamos la cosa doradilla, añadimos el tomate tarantinizado y sal al gusto. Removemos bien y dejamos que el tomate coja color. No hará falta mucho tiempo. Es el momento de añadir las judías verdes, un poco más de sal y remover todo para que se mezcle bien. De ahí al plato. Si las ponemos hábilmente amontonadas como con descuido y les ponemos unas laminillas de jamón por encima cuando todavía están calientes, nos va a quedar un plato de llamar la atención.

Impostura irresistible: no puedo evitarlo. Si tenéis algún invitado, dejad por la cocina una lata que tuvierais por ahí de judías verdes vacía (el contenido en la basura es donde mejor está) para que sospeche que lo habéis utilizado. Y luego, en su casa, que intente copiaros.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails