25 de mayo de 2008

HAMBURGUESA "BURGER QUEEN"

hamburguesa burger queen
Estas cosas nunca se sabe cómo pasan, pero hubo un día en que nos levantamos de la cama y algún listo había decidido que las hamburguesas eran comida basura. Todas, así a lo bestia, sin distinción de sexo, raza o procedencia. Pobres animalitos de dios, arrojados en manos del descrédito más espantoso. Lo que no habrán pasado estas pobres criaturas. Pero hasta la legendaria paciencia de Falsarius Chef tiene un límite. Yo por ahí no paso ni un minuto más. Y voy y, ya a la sazón más ONG que persona humana (es decir, mucho más humana que las personas no humanas), y decido adoptar culinariamente a una hamburguesa. La llamaré "Burger Queen" y voy a quererla mucho. Ella a mí seguro que no tanto. Por ponerle nombre de rapero del Bronx, y porque pienso zampármela. Y creo que ella lo sabe.

Ingredientes: 1 paquete de hamburguesas del súper, 1 sobre de sopa de cebolla (Knorr en este caso), 1 Coca-cola, 1 tomate, 1 rebanada de pan (preferiblemente de hogaza) aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación: en un bol ponemos el contenido del sobre de sopa de cebolla y le añadimos un poco de nuestra salsa picante favorita (o unas gotas de tabasco) y un chorreoncillo de Ketchup. Agregamos Coca-cola removiendo bien con un tenedor hasta que tengamos una especie de salsa ligada. En una fuente que resista al horno ponemos unas gotas de aceite y una hamburguesa de las del paquete, así tal cual. La cubrimos generosamente con multipotencial mezcla de sopa y cocacola y la metemos en el horno precalentado a 200 grados. En una media hora estará lista (el tostadito de la cebolla será un buen indicador). Tostamos la rebanada de pan, la untamos vigorosamente con la mitad del tomate, le añadimos un poco de aceite de oliva (en plan pan tumaca) y tendremos una cama adecuadamente regia sobre la que colocar nuestra Burger Queen, para que descanse en paz. El otro medio tomate con un poco de aceite, sal y orégano será un adecuado acompañamiento y aportará su toque de rojerío a tanto empacho monárquico.

Nota: cualquier atento observador habrá descubierto que, en la foto, la hamburguesa viene acompañada también de lechuga y de una banderilla picante. Puede hacerse, pero aviso: eso ya es vicio.
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails