20 de diciembre de 2009

ENSALADA DE GULAS


Ensalada de gulas

Receta de ensalada de gulas

La verdad, no sé yo cómo se le ocurre a nadie nacer en un día con tanto lío. Y menos aún si eres dios y puedes elegir. Cómo puede nadie querer nacer el 24 de diciembre que está todo lleno de gente, con las tiendas a rebosar, las calles atascadas y la cesta de la compra carísima. Es raro. No sé, un dios como dios manda hubiera elegido para nacer un día chulo y molón, no sé, el 29 de febrero de un año bisiesto, que es un día como muy elegante y postinero. Un dios que nace el 24 de diciembre parece una oferta de unos grandes almacenes, una promoción del Carrefour de esas en plan, llévate un dios y el segundo a mitad de precio. Pero bueno, las cosas son como son y ya no tiene remedio (por lo menos hasta que saque Armani un dios nuevo) así que habrá que resignarse y celebrar las cosas adecuadamente. Espero que el menú os guste y feliz Navidad a todos.

Ingredientes: 1 paquete de mezcla de lechugas cortadas y lavadas de esos que vienen listo para servir, 1 paquete de gulas, 1 tomate, 2 dientes de ajo, 2 cayenas (guindillas pequeñitas) aceite, vinagre, sal.

Preparación: en un bol ponemos la lechuga, le añadimos medio tomate crudo rallado con el rallador, aliñamos con aceite vinagre y sal y removemos bien. En una sartén con un poco de aceite ponemos a freír los dientes de ajo en lonchitas y dos cayenas, a las que podemos quitar las pepitas si no queremos mucho picante. Cuando cojan color, añadimos las gulas removemos bien y las dejamos que se calienten y se hagan un poco. Lo que queda es montaje puro y duro. Hacemos una montañita aparente y pinturera con la ensalada y la rematamos con nuestras gulas al ajillo. Una ensalada de gulas de lo más navideña.
.
.

PAVONEOS DE PAVO Y CIRUELAS (Menú navideño 2)

Pavo al horno
O tienes mucho (y un tanto malsano) afán de protagonismo, o lo de ser pavo en Navidad, no es precisamente un chollo. Hombre, eres vaca, cerdo o pollo, y como te están comiendo todo el año, pues lo de las navidades se te pasa sin sentirlo, como cualquier otra época del año. Pero si eres pavo, debe ser oír un villancico y echarte a temblar. Qué estrés más malo. Igual por eso los pavos tienen tan mala cara, los pobres. Como de funcionario triste del catastro. Yo, en cualquier caso, dada mi natural empatía con los tristes, he optado por el pavo en lata. Está igual de muerto, el pobre, pero se ha ahorrado la tortura previa de los villancicos.
.
Ingredientes: 1 lata de pavo cocido (de esas triangulares como las de jamón cocido de Apis, pero de pavo ), 1 paquete de ciruelas sin hueso, 1 sobre de puré de patatas instantáneo, 1 cebolla, salsa de soja, mostaza, miel.
.Preparación: precalentamos el horno a 180 grados. Mientras se caliente, sacamos con cuidado de no romperla la pieza de pavo y la ponemos en una fuentecilla resistente al horno de esas tipo Pirex. La untamos por encima primero con mostaza y luego con miel. Cuando el horno esté caliente, la metemos allí durante 10 minutos. Por otro lado, ponemos un cazo con un poco de aceite, la cebolla picada y las prunas. Cuando veamos que la cebolla se empieza a dorar, le añadimos una cucharada pequeña de mostaza, removemos bien, y le agregamos un chorreón de salsa de soja. Dejamos hervir y rebajamos con un poco (poquito para que luego quede consistente) de agua. Que hierva un poco más, retiramos del fuego y la pasamos por la batidora, pero procurando no quede muy deshecha, para que se distingan pedacillos de ciruela y de cebolla, que queda más chula. Cuando tengamos el pavo del horno listo, lo cortamos en lonchas y lo servimos sobre una cama de puré de patatas, cubierto con nuestra rica salsa y, si queremos, adornado con alguna lechuguilla que nos haya sobrado de la primera receta.

OBESITOS DE TURRÓN (Menú navideño 3)

postre de turrón
Receta de postre de turrón

Tras tan inocente (y si me apuran, cursi) nombre se esconde una pequeña y mortal máquina de engordar. El Chuck Norris de la obesidad. Un postre de esos que, así, a simple vista, parece un poco tontería, pero de los que luego te lías a probar con la cucharita como al despiste, y se te va la mano sola, y no puedes parar. Y piensas eso tan socorrido de “un día es un día, que estamos en Navidad”, y en tu obcecación ya no paras hasta oír ese tintineo de cucharilla y cristal golpeando en el vacío, que te avisa de que la fiesta se ha terminado. Y en agosto, en la piscina, te miras el blanco michelín que te sobresale por la cintura y te dices nostálgico “anda, mira, el obesito de turrón”.
.
Ingredientes: una tableta de turrón del blando, 1 brick pequeño de nata líquida, 1 cucharada de miel, 1 fruta escarchada de su elección (en mi caso, ciruela).
.
Preparación: troceamos en pedazos pequeños la tableta de turrón y los metemos en el congelador. Cuando estén helados, echamos unos pocos trozos en un recipiente para batir, añadimos la cucharada de miel y nata líquida, y vamos dándole con la batidora hasta que adquiera una consistencia cremosa. Vamos añadiendo turrón y nata, manteniendo la densidad, hasta que tengamos todo el turrón convertido en una crema fría, esto es, en helado. Lo dividimos en unos vasitos de cristal aparentes, y le ponemos fruta escarchada, que habremos rallado con el rallador por los agujerillos gruesos, por encima. Se guarda en la nevera hasta el momento de servir, adornándolo si queremos, con un pedacito de turrón del duro que podemos robar tranquilamente de esas bandejas de degustación que hay en el súper. Un postre de turrón fácil y aparente.

.
.

6 de diciembre de 2009

ENSALADA DE MARISCO


Ensalada de marisco

Receta de ensalada de marisco

Ahora que se acercan las navidades, hay que ver el juego que dan los congelados. Para comer, me refiero, porque para otras cosas no está tan claro. Por ejemplo, te vas a jugar al tenis con un langostino congelado y puede que ganes todos los sets y te sientas Nadal o uno de esos de la copa Davis, pero aburrirte, te vas a aburrir un huevo. Pero desde luego, aunque sea con congelados, la que no es aburrida es nuestra receta de hoy, una ensalada de marisco multipotencial que te vale para un pincho molón, para un pincho de vieja escuela, para un volovancillo de esos tan de fiesta ellos o para montarte una ensalada digna de la ensaladera de la copa Davis.

Ingredientes: 5 palitos de cangrejo de los típicos congelados, 5 gambones congelados, salsa Perrins, Tabasco, mayonesa y nata líquida.
.
Preparación: en un bol o en el vaso de la batidora, ponemos los cinco gambones, previamente descongelados, cocidos y pelados, los cinco palitos de cangrejo (sin su plástico protector, que aunque no engorda tampoco le aporta nada a la receta), un chorreoncillo de salsa Perrins, unas gotas de Tabasco (en mi caso varias gotas, que el picantito extra le da un toque que a mí me gusta mucho), media cucharada de mayonesa y un poquito de nata líquida. Lo pasamos bien por la batidora y, si queremos darle un aire sofisticado y cosmopolita, lo servimos sobre pan de gamba (seguro que lo habéis probado en el chino, la textura es como las cortezas) que podéis encontrar en muchos supermercados en la zona de comida china. Pero vamos sobre unas rebanaditas de pan tostado de toda la vida está de muerte. Entra sólo. Nos vale también para unos suculentos volovanes, de esos que compramos en el súper listos para rellenar, adornándola con unas bolitas de sucedáneo de caviar. Finalmente, es perfecta como acompañamiento de lujo para una ensalada de lechuga, tomate y aguacate (regada por cierto con una mezcla de aceite y ajo) como la que aparece en la foto.
.
.
Related Posts with Thumbnails