28 de enero de 2010

TORTILLA DE PATATAS EN SALSA DE SETAS



Receta de tortilla de patatas en salsa de setas

Patatuí, patatuí, se encienden las alarmas (comprendo que el “patatuí” no es una onomatopeya muy allá para una sirena escandalosa, y parece más bien el quejido de un patito enfermo, pero bueno, vale para hacernos una idea). Patatuí, decía, se encienden las alarmas. Una visita de las de mucho compromiso y miramientos (y una lengua venenosa, que va a largarlo todo por el barrio, liquidando nuestra buena reputación gastronómica) se nos presenta en casa sin avisar. Educados como somos (con el castigo que eso conlleva) invitamos a los señores Plómez (*) a sentarse y, en un descuido, nos apresuramos a la nevera para ver qué tenemos. Horror y desolación. Una tortilla refrigerada, de esas envueltas en plástico al vacío, es nuestro más presentable manjar. La hemos jodido. ¿La hemos jodido? Allá al fondo, tras una alcachofa ennegrecida y bote de alcaparrones medio vacío, resplandece la esperanza. Una salsa de setas Funghi Porcini, de la marca Rana, a la que nos hemos hecho felizmente adictos, será nuestra salvación. Pero mucho cuidado. A ver si de la misma alegría, os da por besar el envase de Rana, se os convierte en príncipe, os joroba la receta y encima tenéis uno más a comer. Y encima noble, con lo que zampan.

Ingredientes: 1 tortilla precocinada (de las que vienen envueltas en un plástico) de la sección de refrigerados, 8 gambones congelados, 1 envase de salsa de setas Funghi Porcini, de Rana, 1 lata pequeña de cebolla frita Hida, un par de dientes de ajo, 1 vaso de vino blanco, 1 brick de caldo de jamón Aneto (sobrará), sal, aceite de oliva.

Preparación: en una sartén con un poco de aceite ponemos a dorar los dos dientes de ajo picados, cuando estén, les añadimos la cebolla frita, removemos, dejamos que se haga un poco y añadimos el vino blanco (si es la hora del aperitivo, te puedes añadir otro vasito a ti mismo, que tampoco viene mal). Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos un dedo de caldo. Dejamos que se caliente y agregamos los gambones descongelados y pelados y la tortilla (sin el plástico, que sino no empapa) partida en cuatro porciones y pinchada varias veces con un palillo. La dejamos un par de minutos a fuego suave hasta que se reduzca el caldo y le añadimos el contenido del envase de la salsa de setas, extendiéndolo bien por encima de la tortilla y agitando un poco la sartén para que se nos hile con lo que teníamos. Ya solo falta esperar a que se caliente todo bien y servir en el plato cada gozosa ración de tortilla, con un par de gambones por encima.


(*) los "señores Plómez" son unos personajes ficticios, fruto de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personajes reales, vivos o muertos, es pura coincidencia.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails