8 de febrero de 2010

GARBANZOS MALLORQUINES CON SOBRASADA


Garbanzos mallorquines con sobrasada

Receta de garbanzos con sobrasada

Cuando yo era pequeño, las parejas que se casaban se iban de viaje de novios a Mallorca. Bueno, no todas. Las más apañaditas. Las había también que, si eran de un pueblo, se iban a la capital de su provincia o a Madrid, que era ya un señor viaje. A veces me acuerdo de estas cosas y, en estos tiempos de viajes a las rivieras mayas, los cancunes, las maldivas y su pastelera madre, ya no sé si tengo pasado o prehistoria. La cosa es que yo no recuerdo que hubiera dinosaurios en mi niñez y casi tengo la certeza de que lo que había en la plaza eran palomas y no pterodáctilos. Mi madre no iba vestida de pieles (qué más hubiera querido ella) y mi padre...bueno, mi padre si que era un poco neanderthal, pero de los inofensivos. Es que era funcionario y en aquellos años, eso marcaba mucho. Moraleja y por no enrollarme, el tiempo es una puñetera apisonadora. Y dicho esto, añado, hay que ver las cosas que piensa uno mientras va por el súper con el carrito. Y todo porque se me ocurrió coger de la zona de charcutería una porción de sobrasada que tenía buena pinta. Y claro, sobrasada, Mallorca, viajes de novios, infancia, dinosaurios, ya te sale todo de un tirón. Yo hay días que si en la entrada del supermercado, me dieran unas gafitas de esas de los cines, mejor que Avatar.

Ingredientes: 1 bote de garbanzos, 1 porción de sobrasada, 1 lata pequeña de cebolla frita Hida (o cebolla natural picada, si no tienes lata a mano) 2 puerros, 1 tomate (o Tumaca de Cidacos, como en mi caso), 2 dientes de ajo, pimentón, aceite, sal, romero.
.
Preparación: en una sartén ponemos aceite y doramos los dientes de ajo picados. Cuando estén doradillos, añadimos el contenido de la lata de cebolla frita, le damos una vuelta y agregamos los dos puerros lavados y cortados en rodajas de un par de centímetros. Le añadimos un poco de sal y dejamos que el puerro se nos vaya haciendo (un poco al gusto, hay a quien le gusta más entero y crujiente, y quien lo prefiere más hechito). Añadimos tres cucharadas de tomate natural picado (en mi caso de un bote de Tumaca de la marca Cidacos, que me gusta y me quita el lío de triturar el tomate) removemos y añadimos el contenido del bote de garbanzos, bien lavado bajo el grifo. Y ahora empieza el espectáculo. Los garbanzos, según se vayan haciendo, se volverán vociferantes y saltarines, como si les molestara quemarse. Pues que se fastidien, que para estar rico hay que sufrir un poco. Pronto se volverán doraditos y apetecibles y será el momento de añadirles una cantidad razonable de sobrasada cortada en dados. Removemos bien y lo dejamos lo justo para que la sobrasada se empiece a deshacer, mezclándose con los garbanzos, pero aún enterita. Servimos y adornamos con un poco de romero. No sé si en Mallorca los hacen, pero deberían probar.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails