14 de marzo de 2010

HERVIDO DE JUDÍAS VERDES APOCALÍPTICO

hervido de judias verdes
Receta de hervido de judías verdes

Cómo está la cosa. Entre los terremotos, los tsunamis y las inundaciones, que nos cuentan las noticias y las lluvias (glub-glub...) que tenemos por aquí, que estamos ya medio mutando en sardina, y un frío traicionero que se nos van a congelar los cristos en Semana Santa, no puede uno dejar de pensar en Apocalipsis y otros excesos de esos que amenazan al mundo. A poco que te pongas, enseguida te imaginas que los cuatro malignos jinetes están preparándose para arrasar el planeta. Aunque con eso de la crisis, en vez de a caballo (que queda muy como del Rocío o algo de eso de la jet-set), igual me vienen en el metro, que no están las cosas para derroches. Es más, sé de buena tinta que Dios anda también justito y le ha encargado al ángel Exterminador un Apocalipsis correcto, pero sin alardes. Oye, quítame los ángeles con las trompetas, que eso es música y luego la SGAE me cruje; y nada de fuegos de colorines por el cielo, que en pirotecnia se va una pasta y ahora con el cine en 3D, no impresionan nada, es más, queda como cutrecillo. Y los muertos, oye, tampoco se me tienen que levantar de las tumbas y levitar por los aires muy místicos y pomposos, en plan poltergeist. Con que se incorporen un poco, sentadillos mismo, me vale. Que no hace falta que sea un Apocalipsis por la iglesia. Con un Apocalipsis por lo civil, me apaño.

La cosa es que yo cada vez que preveo que toca Apocalipsis, lo que me hago es un hervidito de verduras. No parece gran cosa (igual era mejor un búnker o hacerse del Opus, yo qué sé) pero a mí me funciona. No sé qué tienen las verduritas, así nada más que cocidas, en su pura esencia, con aceitillo rico y un poquito de sal, que reconfortan el espíritu y te hacen sentirte seguro. Yo de los Apocalipsis que recuerdo, los mejores, los que me han pillado con un hervido de judías verdes. Dónde va a parar. Bueno, hubo uno que lo pasé muy bien en Benidorm, pero era yo muy joven y a ver quién se acuerda ya de eso.

Ingredientes: 1 bote de cristal de patatas, judías verdes, crema de queso de cabra President, 1 huevo, ajo, aceite de oliva y sal.
.
Preparación: no tengo yo mucha suerte con las judías verdes de bote o lata, quizás con la única excepción de las Gutarra en tiras que salen ricas, por eso esta vez utilizo judías verdes normales del súper. Así que las limpiamos, las troceamos y las ponemos a hervir en agua. Cuando veamos que están ya casi listas (más o menos enteritas, a nuestro gusto) añadimos las patatas del bote, escurridas de líquido, y las dejamos hervir un par de minutos para que se “desboticen”. Escurrimos y reservamos. En una sartén ponemos un poco de aceite y un par de dientes de ajo picados. Cuando cojan color, añadimos las judías y las patatas y lo mezclamos todo bien, rehogándolo un poco. Es el momento de añadirle la crema de queso y remover adecuadamente. Se pone en un plato y se adorna con una rodajilla de huevo duro. Por vicio.

Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails