2 de junio de 2010

ARROZ CON SETAS Y GAMBAS BUCÓLICO CAMPESTRE

Arroz con setas
Receta de arroz con setas y gambas

Unas gambas solitarias me miraban desde el fondo de mi nevera mientras terminaban de descongelarse. Me observaban con cierta inquietud, como haríamos cualquiera de nosotros al despertarnos de una larga hibernación. Se les veía como curiosonas, preguntándose ¿es esto el Futuro? ¿Habremos conquistado ya las gambas otros planetas? ¿Se habrán extinguido ya esos señores que nos comían mientras se tomaban una cerveza? ¿Habrá ya, por fin, una gamba sentada en el sillón oval de la Casa Blanca? En fin, las cosas típicas que te preguntas si eres una gamba y te despiertas después de haber sido ultracongelada en alta mar. O a lo mejor las gambas son idiotas y no se preguntan nada al despertarse. Me da igual. Mejor lo olvidamos, que son estas reflexiones las que luego le cuento a mi psiquiatra y a él se le pone una sonrisa de oreja a oreja pensando en la de sesiones que me quedan por pagarle. Lo malo es que una vez que uno piensa estas cosas, no las puede despensar, por lo que para acallar mi mala conciencia, decidí que al menos las gambas deberían tener un destino lo más aparente y placentero posible. Así que me dije, llévatelas al campo, que eso siempre gusta. El resto fue fácil, arroz salvaje, un poco de romero y unas setillas variadas de bote harían de campo, y ellas de felices turistas. Iba a ser precioso. Y lo más importante, porque con tanta reflexión ya empezaba yo a tener hambre, el arroz con setas iba a estar buenísimo. Aún así, al echarlas en la sartén me ha parecido oír que una le decía a la otra:

-¡Qué calor hace aquí en el campo! Teníamos que haber ido a la playa.

Hay que fastidiarse. A veces no sabe uno cómo acertar.

Ingredientes: 2 vasitos de arroz Basmati Brillante (de los de calentar en el microondas y utilizar directamente), 4 gambones congelados, 1 bote de setas variadas, 2 dientes de ajo, 1 cayena, aceite de oliva, romero y sal.
.
Preparación: abrimos los vasitos de arroz, los descompactamos con la mano para que nos quede suelto y los ponemos a cocer 1 minuto en un cacillo con tres dedos de agua hirviendo, en la que habremos echado un poco de sal y una ramilla de romero (si no eres tan pijotero como yo, puedes abrir los vasitos, descompactarlos y añadirlos directamente a la sartén, sin aromatizar ni leches). Por otro lado, en una sartén con tres cucharadas de aceite ponemos los dos dientes de ajo picados a sofreír, en compañía de una cayena (una especie de guindilla pequeña y roja). Cuando cojan color, añadimos el contenido de nuestro bote de setas (el mío de unos 300 g) bien escurrido, y dejamos que las setas se hagan con el fuego alegre y removiendo. Añadimos los gambones, descongelados y pelados. Que se hagan, pero lo justo para que queden jugosotes. Bajamos el fuego y añadimos el arroz que teníamos reservado. Removemos para que se mezcle todo bien, y nuestro chulo arroz con setas y gambas está listo.
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails