28 de junio de 2010

CROQUETAS DE MORCILLA (facilitas)

croquetas de morcilla
Receta de croquetas de morcilla

Yo al súper voy como quién va a la jungla. Sólo me falta el salacof. Y machete, que tampoco llevo porque seguro que pita en la entrada y me da corte. Pero por lo demás, oye, tal que el Livingstone ese del África profunda. Y quien diga que en el súper no hay fieras es que nunca se ha enfrentado a una señora de una cierta edad (de las de almóndiga, cocreta, curasán y mondarina) armada con un carrito. Pero vamos, metáforas tarzanescas aparte, a mí lo que me encanta en el súper es investigar. Pasear sigiloso por los pasillos tras mi carrito, escudriñando el horizonte de estanterías en busca de presas. Qué felicidad. Sobre todo el día que alguno de esos productos, se planta ante ti como un duendecillo, como un gnomo de esos bajitos del bosque (que a veces pasa, incluso sin que hayas tomado nada raro) y te sugiere alguna rica receta impostora. Y eso es lo que me pasó la otra tarde. Un bote de mousse de morcilla con piñones (hasta el nombre lo tiene bonito) se plantó ante mí y me dijo: “Falsarius, construye un arca y mete en ella dos latas de cada especie...”. No, espera, eso fue otro día. Mejor lo dejamos. Oiga, unas croquetas de morcilla muy ricas.

Ingredientes: 1 bote de mousse de morcilla Arancha, Rebocina Royal (o harina para rebozar sin huevo similar), 1 bote de tomate frito, aceite de oliva y sal.

Preparación: es tan fácil que da casi vergüenza contarlo. Preparamos la rebocina (o similar) según las instrucciones del paquete (tan fácil como mezclar con agua). Con dos cucharas le damos forma a la mousse de morcilla, tal cual la sacamos del bote, y la pasamos por la rebocina. Ponemos aceite a calentar y las freímos con cuidado hasta que se pongan doradillas, lo que ocurrirá con bastante rapidez. Las dejamos escurrir del exceso de aceite en un plato con papel absorbente y listo. Yo las he presentado sobre una capita de tomate frito, que mal, mal, no les ha venido.

.
Nota posibilista: la gracia de esta receta es que no tiene por qué hacerse sólo con la morcilla esta. Hay el mercado un montón de mousses de lo más variopintas (de cangrejo, de salmón, de sobrasada, de espárragos...) que nos pueden valer perfectamente para hacer unas croquetas (o similar) de lo más sencillas y sugerentes. Todo es ponerse.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails