13 de julio de 2010

FLAN DE ARROZ CON LECHE

Flan de arroz con leche

Receta de flan de arroz con leche

Debe ser la edad, porque yo cada vez que me pongo con el cacito y el fuego a hacer un arroz con leche, es que me siento la abuelita de Caperucita ¿Y por qué la abuelita de Caperucita y no, por ejemplo, la abuelita de Sara Carbonero, que está más de moda? Yo para mí que va a ser por los lobos que cada vez que haces arroz con leche te comen la moral. Esos pelmazos (o pelmazas) que cuando lo prueban siempre dicen cosas del tipo “no está mal, pero como el de mi madre...”, o “mi abuela si que lo hacía rico”. Y dan ganas de decirle, claro, bonita, es que tu abuela en sus tiempos, además de canela, le ponía piel de escroto de tiranosaurio, y eso da muy buen sabor. Pues bien, eso se acabó. He decidido dar un paso más, quitarme el blanco moño de abuelita, soltarme el refajo (uy, qué gusto) y hacer que el arroz con leche entre en la modernidad. Esto va ser el Apocalipsis de los gorrones que se beben impunemente nuestro vino, se zampan nuestras ricas viandas y luego critican inmisericordes nuestro arroz con leche. Porque este nuevo postre es fácil de hacer, es molón y pinturero, es guapo por su casa y parece un postre de lujo. Lo puedes adornar a tu antojo y nadie va a imaginar cómo lo has hecho. Mi arroz con leche es tan especial que es un flan.

Ingredientes: 1 vasito arroz Redondo Brillante, 30 cl. de leche, 2 cucharadas de miel, 1 paquete pequeño de flan (el de 4 flanes, 148 gramos)

Preparación: Ponemos la leche a calentar. Cuando hierva, añadimos el arroz, previamente descompactado con la mano y lo dejamos hacerse durante 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo añadimos las dos cucharadas de miel, mezclamos, y lo dejamos haciéndose un minuto más. Retiramos del fuego y añadimos, poco a poco y removiendo, la mitad del contenido de nuestro sobre de flan (que es más o menos la que correspondería a la cantidad de leche que hemos puesto). Lo volvemos a poner a fuego suave, removiendo de vez en cuando para que no se pegue, hasta que hierva, y lo retiramos del fuego. Y ahora viene lo mejor. Cogemos el vasito de plástico en el que venía el arroz, lo limpiamos y lo utilizamos como molde. Para ello, ponemos caramelo líquido en el fondo (lo suele traer el flan) y rellenamos con nuestro arroz con leche. Se mete en la nevera y se deja enfriar. Para sacarlo, sólo hay que ponerlo en un plato bocabajo y hacer un agujerillo con un cuchillo (con cuidado) al vasito en el fondo. Sale perfecto. Un flan de arroz con leche que merece la pena probar.

Extra: como una vez relleno el molde-vasito os sobrará, os propongo que el resto lo pongáis en un pequeño recipiente de cristal, lo dejéis enfriar y cuando esté cuajado lo cubráis con mermelada de frutas del bosque (o similar). Impresionante. Dos postres molones por el mismo precio.


Ver en vídeo AQUÍ
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails