18 de agosto de 2010

ARROZ TRES DELICIAS CON SALMÓN (la receta)


A veces, cosas de la vida, en medio de esa orgía gastronómica veraniega de rico pescadito frito, delicioso marisco fresco, paellas y suculentos arroces marineros, nos da un punto raro y, de repente, lo que más nos puede apetecer en el mundo es comida china. Somos así. Estamos mal hechos o algo de eso, pero pasa. Para esos momentos de debilidad neuronal, Falsarius Chef, siempre atento a las taras mentales de sus lectores, a las que no es ajeno, os propone hoy este suculento plato de fusión chino-noruega (¿qué no mola para decírselo a los invitados?) que no sé si os transportará a la pequinesa Ciudad Prohibida o a los vikingos fiordos (que para mí que no), pero que saciará vuestra arrebatada apetencia de comida oriental. Se puede comer con palillos (chinos, claro) y acompañar con vodka noruego bien frío. El cuadro con cascada en movimiento, el Buda gordito sonriente y los farolillos, son opcionales. Aunque, ya en plan diseñador de ambientes refinados, ellas con kimono y ellos con un casco vikingo, quedarían muy apropiados. A los hombres los cuernos (preferiblemente postizos), nos favorecen mucho.

Ingredientes: 2 vasitos de arroz Tres Delicias Brillante, 1 sobre pequeño de salmón ahumado, 1 bote de brotes de soja, 1 diente de ajo, 1 cayena (guindilla pequeña) sal (o salsa de soja), aceite de oliva virgen extra.

Preparación: en una sartén con un poco de aceite, sofreímos el diente de ajo picado con la cayena (si te gusta un poco picante, si no, no). Cuando empiecen a coger color, añadimos un puñado generoso de brotes de soja, les damos una vuelta y agregamos los 2 vasitos de arroz Tres delicias, hábilmente descompactado con la mano, para que nos quede sueltecillo. Le ponemos sal o un chorreón de salsa de soja y lo dejamos un par de minutos al fuego, removiendo bien. Retiramos del fuego y con una cuchara vamos poniendo el arroz en un aro de emplatar (si no tienes pijaditas de estas, pues directamente en el plato que va a estar igual de rico). Cortamos el salmón en tiras para que sea más manejable y lo vamos poniendo sobre el arroz. Adornamos con unos brotes de soja, un par de alcaparras (si tienes por ahí) y un hilillo de aceite del rico. Desmoldamos y listo. Como de restaurante chino en Noruega. Chulo y cosmopolita.

Nota: antes de emplatar, quitar la cayena en evitación de innecesarias sorpresas picantes.
.
Otra opción de presentación: en rollito y con salsa de soja por encima.
.


Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails