28 de diciembre de 2010

ENSALADA DE ARROZ "PUTANESCA" (pero por necesidad, no por vicio)

ensalada de arroz putanesca
No hemos pasado aún el ecuador de las navidades y tengo ya a mi cascado cuerpo pidiendo clemencia. El pobre empieza a preocuparme. Oye la palabra “polvorón” y le entran sudores fríos. Ayer nos cruzamos por la calle con una tableta de turrón Suchard de chocolate que iba a la peluquería y ni siquiera se giró para dirigirle una mirada lasciva a sus provocativos y dulces andares. No sé. Dice que tiene la sensación de que en Nochebuena se comió todo el belén, mula y buey incluidos, y que se bebió hasta el estanque de los patos. El angelito no. El angelito se lo guardó para el día siguiente, que los angelitos son más como de día de Navidad. Hoy no ha podido más y me lo ha dicho muy claro. Quiero una ensalada, me ha suplicado. Algo livianito y desintoxicante, hombre. Y yo le he dicho que vale, que una ensalada de arroz un poquito putanesca (que un poco de vida licenciosa alegra el espíritu). Y mi cuerpo me lo ha agradecido mucho y yo no puede dejar de sonreír por lo bajini pensando en lo que son las cosas. Mira lo que me quiere y aún no sabe lo mejor. El regalo que le traigo por Reyes. Una báscula con tres kilos de más.

Ingredientes: 2 vasitos de arroz Basmati Brillante, 1 lata de tomate troceado (400 gr), aceitunas negras sin hueso, 1 lata de anchoas, 1 bote de alcaparras, 1 cayena, aceite de oliva virgen extra, 1 diente de ajo, orégano y sal.

Preparación: en un cazo ponemos agua a hervir. Cuando lo haga, añadimos un poco de sal, un poco de orégano y los dos vasitos de arroz Basmati, previamente descompactados. Lo dejamos hervir dos minutos, lo colamos y reservamos (huelga decir, que si quieres puedes calentar el arroz en el microondas, pasando del aromilla a orégano de la cocción, y no pasa nada irremediable). En una sartén, ponemos el diente de ajo picado y una cayena, a dorar con un poco de aceite. Cuando coja color, añadimos el contenido de nuestra lata de tomate, sal y un poco de azúcar. Removemos bien y lo dejamos hacer. Cuando veamos que va espesando, le añadimos cuatro anchoas troceadas, unas cuantas aceitunas negras cortadas en lonchas y unas cuantas alcaparras. Le damos una vuelta y lo dejamos a fuego más suave hasta que tenga una apariencia bien hilada. Finalmente ponemos en un plato el arroz, con nuestra salsa putanesca por encima y espolvoreamos con orégano. Una ensalada de arroz distinta y chula.
.
.

9 comentarios:

El Rabino Kul dijo...

Falsarius, la "putanesca" es encontrarse sin vasitos de arroz en la despensa!!!

Un saludo

MaryLou dijo...

Riquísima la putanesca por necesidad!!!!

Piligoto dijo...

Buenísima esta ensalada, se agradece. Besos.

Itzi dijo...

Así me gusta Falsa, aligerando cuerpos y cuerpazos.
Pero manteniendo el vicio, siempre necesario.

Océanos de amor.

Aderezade dijo...

Gracias, admiradísimo Falsa. Creo que del atracón navideño el ordenador se había negado a regurgitar los vídeos, pero ya está arreglado.

Lazy Blog dijo...

Fundamental, darse un descanso, aunque sea para prepararnos para los atracones de nochevieja, y el roscón.

Un abrazo grande y feliz 11, amigo.

cdeburgos dijo...

Querido Falsarius, se ve realmente apetitosa la receta, Besos y Feliz Navidad, Carlota

mariángeles dijo...

Eres mi hombre. Gracias, la receta quedó de putanesca madre. He triunfado.

Anónimo dijo...



Pero si a ti no te hace falta hacer dieta que tienes un tipazo

Related Posts with Thumbnails