6 de diciembre de 2010

HUEVOS RELLENOS: FÁCILES

huevos rellenos
Recetas de huevos rellenos fáciles

En días capulletes como los que hemos tenido esta semana, de fríos, nubes y avatares económicos, a mí lo que me consuela son esas recetas caseras de toda la vida. Esos cocidos, esos arroces, esas croquetas, ese tipo de platos que te devuelven la fe en el género humano. Y entre todas esas recetas caseras, hay una que me resulta especialmente entrañable. Son los huevos rellenos. Qué institución. Qué puntazo. Te sientas frente a una bandeja de huevos rellenos y te sientes como dios, y de repente piensas, oye, yo para Santísima Trinidad, tampoco estoy tan gordo. Que llueve, pues que llueva. Que hace frío, pues que se le congelen las pelotas al hombre del tiempo. Que hay crisis, que se les congelen a Zapatero y a Rajoy también. A mí qué más me da. Ahora somos los huevos rellenos y yo, y si acaso un vaso de vino. Adiós problemas. Es el nirvana. Y ya metidos en esta feria he decidido que voy a daros mi receta secreta de los huevos rellenos anticrisis, esto es, buenos, baratos y más bonitos que un san Luis. No pensaba hacerlo, porque es sencillísima de hacer y quedan estupendos, y me chuleaba yo mucho con las visitas, pero mira, he cambiado de opinión. No es altruismo, es que he pensado que cualquier día me la sacan en Wikileaks y me va a dar lo mismo.

Ingredientes: huevos, mayonesa y un paquete de palitos de cangrejo congelados.

Preparación: se cuecen los huevos hasta que estén duros, se parten por la mitad a lo largo, se les quita la yema y se van poniendo estas en un plato. Cuando estén todas, se añaden los palitos de cangrejo troceados, a razón aproximada de palito y medio de cangrejo por huevo, se le pone mayonesa al gusto, y se machaca todo junto, con un tenedor, hasta que quede bien ligado. Ya sólo queda rellenar los huevos con generoso colmo y si queremos, y nos da el presupuesto porque hemos dejado de fumar, adornar los huevos rellenos con media aceitunilla rellena.

Hábil truco: para que se sostengan bien las mitades sin caerse de lado, antes de colocarlos en la bandeja, cortarles con un cuchillo afilado una fina loncha por la parte inferior. Si eso os consuela, por haber tenido algún contratiempo viajero o porque sois de natural hijoputilla, podéis imaginaros que son los de un controlador.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails