28 de enero de 2010

TORTILLA DE PATATAS EN SALSA DE SETAS



Receta de tortilla de patatas en salsa de setas

Patatuí, patatuí, se encienden las alarmas (comprendo que el “patatuí” no es una onomatopeya muy allá para una sirena escandalosa, y parece más bien el quejido de un patito enfermo, pero bueno, vale para hacernos una idea). Patatuí, decía, se encienden las alarmas. Una visita de las de mucho compromiso y miramientos (y una lengua venenosa, que va a largarlo todo por el barrio, liquidando nuestra buena reputación gastronómica) se nos presenta en casa sin avisar. Educados como somos (con el castigo que eso conlleva) invitamos a los señores Plómez (*) a sentarse y, en un descuido, nos apresuramos a la nevera para ver qué tenemos. Horror y desolación. Una tortilla refrigerada, de esas envueltas en plástico al vacío, es nuestro más presentable manjar. La hemos jodido. ¿La hemos jodido? Allá al fondo, tras una alcachofa ennegrecida y bote de alcaparrones medio vacío, resplandece la esperanza. Una salsa de setas Funghi Porcini, de la marca Rana, a la que nos hemos hecho felizmente adictos, será nuestra salvación. Pero mucho cuidado. A ver si de la misma alegría, os da por besar el envase de Rana, se os convierte en príncipe, os joroba la receta y encima tenéis uno más a comer. Y encima noble, con lo que zampan.

Ingredientes: 1 tortilla precocinada (de las que vienen envueltas en un plástico) de la sección de refrigerados, 8 gambones congelados, 1 envase de salsa de setas Funghi Porcini, de Rana, 1 lata pequeña de cebolla frita Hida, un par de dientes de ajo, 1 vaso de vino blanco, 1 brick de caldo de jamón Aneto (sobrará), sal, aceite de oliva.

Preparación: en una sartén con un poco de aceite ponemos a dorar los dos dientes de ajo picados, cuando estén, les añadimos la cebolla frita, removemos, dejamos que se haga un poco y añadimos el vino blanco (si es la hora del aperitivo, te puedes añadir otro vasito a ti mismo, que tampoco viene mal). Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos un dedo de caldo. Dejamos que se caliente y agregamos los gambones descongelados y pelados y la tortilla (sin el plástico, que sino no empapa) partida en cuatro porciones y pinchada varias veces con un palillo. La dejamos un par de minutos a fuego suave hasta que se reduzca el caldo y le añadimos el contenido del envase de la salsa de setas, extendiéndolo bien por encima de la tortilla y agitando un poco la sartén para que se nos hile con lo que teníamos. Ya solo falta esperar a que se caliente todo bien y servir en el plato cada gozosa ración de tortilla, con un par de gambones por encima.


(*) los "señores Plómez" son unos personajes ficticios, fruto de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personajes reales, vivos o muertos, es pura coincidencia.

25 de enero de 2010

AUTOBOMBO Y PLATILLO

La amable (e insensata) gente del canal del huevo frito, ha tenido a bien concederle un premio a este blog. No a mí, al blog. Y como el blog somos tanto vosotros como yo (con lo vago que estoy últimamente, casi vosotros más), pues eso, daros por premiados. Aunque maticemos "premiados", que me surge una duda epistemológica: ¿un premio es un premio aunque no conlleve, junto a la honorífica mención, la entrega de, no sé yo, digamos un jamón de pata negra? Que venga Platón y nos lo aclare, aunque lo que sí tengo claro es que de haber habido jamón, los laureles los comparto con vosotros, pero la patita del cerdo me la quedo. Y hablando de compartir, este galardón lo compartimos con otros esforzados e ilustres blogueros de los que paso a dar oportuna relación y a los que traslado mis más cordiales felicitaciones

El CocineroFiel
elcocinerofiel.com
Javi Recetas
javirecetas.com
VelSid
gastronomiaycia.com
Chefuri
blog.chefuri.com

13 de enero de 2010

PUDIN DE PASAS DIPSOMANÍACAS

pudin de pasasReceta fácil de pudin de pasas

Tengo unas pasas que se me han dado a la bebida y andan todo el día borrachas de Pedro Ximénez (no son tontas las pasas estas, no señor). Tan regular las veo que he decidido comérmelas y acabar con su sufrimiento. Yo soy así, todo corazón. Sobre todo cuando tengo hambre. Vale que podía llevarlas a la Betty Ford o alguna de esas clínicas de desintoxicación a las que van los famosos, pero luego se me juntan con Robert Downey Jr., con Amy Winehouse o uno de esos y se me descarrían. Y de eso nada. Mis pasas serán todo lo dipsomaníacas que quieran, pero decentes como la que más. Unas soletillas, flan de sobre y un poquito de leche condensada y mis pasas pasarán a mejor vida en forma de receta de pudin y, antes de que se den cuenta, estarán felizmente reencarnadas en orondo michelín.

Ingredientes: 1 paquete de preparado para flan Royal, 10 bizcochos de soletilla, 1 paquete de pasas, 1 copa de Pedro Ximénez (o el vino dulce que tengas por ahí), y leche condensada.

Preparación: ponemos un buen puñado de pasas en un vaso y lo cubrimos con el Pedro Ximénez, dejándolas empapar (cuanto más rato, mejor). Vertemos en un cazo seco el contenido de nuestro preparado para flan y añadimos algo menos de medio litro de leche normal y un chorreón (allá cada quien con su obesa generosidad) de leche condensada. Lo calentamos a fuego lento, removiendo para que no se pegue, hasta que hierva. En un bol ponemos las soletillas desmigajadas, le añadimos las pasas con el vino (reservando algunas, si queremos, para adornar al final) removemos bien, añadimos el flan líquido, mezclamos y lo vertemos en un molde que tendremos preparado con caramelo líquido (lo trae el flan). Dejamos enfriar bien en la nevera, luego se desmolda cuidadosamente y a comer.


Related Posts with Thumbnails