29 de noviembre de 2010

HOJALDRE ELECTORAL (con huevo, langostinos y jamón)

Hojaldre con huevo, langostinos y jamon

Receta de hojaldre con huevo, langostinos y jamón

Estaba yo ayer siguiendo lo de las elecciones catalanas y me dije, ¿por qué no haces una receta electoral? Y tras pensar en las cosas raras que hace uno cuando se aburre, me contesté, pues vale. Y aquí estamos. Y digo yo que para una buena receta electoral, lo primero que necesitas es un candidato atrayente y popular. Y claro, en la cocina, candidatos así queridos y con buena imagen, que gusten en general a todo el mundo, se me ocurrían tres. El huevo, el jamón y los langostinos. Eso es un cartel electoral de lujo. En Cataluña o donde sea. Un huevo, no te cuento ya si es frito, de entrada provoca simpatía, colegueo, buen rollo. Detrás de un huevo va uno entregado a donde haga falta. ¿Y el jamón? ¿Se imagina alguien a un buen jamón corrompiéndose o subiéndote los impuestos? Es impensable. Y luego, los langostinos. Un señor tan formal y con esos bigotes tan elegantes, tiene que ser alguien serio, alguien en quien se puede confiar. No se concibe, pongo por caso, un langostino mandándote al paro. Así que me he dicho, vamos a juntar a los tres en una lista (de hojaldre en este caso) y a triunfar. Y esta es nuestra receta de hoy. Un pañuelo de hojaldre, con huevo, jamón y langostinos. Será electoralista y demagógica, pero quita, quita... Huevo for president.

Ingredientes: 1 paquete de hojaldre refrigerado, 1 huevo, 2 langostinos (nos valen congelados, por supuesto), unos taquitos de jamón, ½ cebolla, sal, aceite de oliva virgen extra.

Preparación: sacamos la bandeja del horno y lo ponemos a precalentar a 180 grados. Mientras lo hace, en una sartén con un poco de aceite, ponemos la media cebolla picada a dorarse con un poco de sal (si estamos perezosillos, pues una latita pequeña de cebolla frita y listo). Cuando coja color, le añadimos unos taquitos de jamón y los dos langostinos descongelados y pelados. Una vuelta y fuera. Sólo mezclar, da igual que los langostinos no estén hechos porque se van a hacer luego. Cortamos el hojaldre en forma de cuadrado y lo ponemos sobre un plato hondo. Si queremos podemos ponerlo con el papel para el horno debajo y así luego nos será más fácil moverlo a la bandeja. Pinchamos el fondo del hojaldre con un palillo y colocamos en el centro la cebolla doradita, con el jamón y los langostinos y, por encima, el huevo crudo tal cual, con un poquito de sal sobre la yema. Cogemos las puntas del hojaldre y las juntamos, haciendo una especie de sobre. Sellamos concienzudamente los bordes, lo ponemos en la bandeja y al horno. Cuando veamos el hojaldre bien doradito, estará. Mucho mejor que sacer un escaño, donde va a parar.
.
.

26 de noviembre de 2010

POSTRE DE LIMÓN RESCATADO



Parece mentira que no tuviera puesto en el blog el vídeo de este rico postre de limón, que preparé en su día. Aunque casi mejor que haya pasado el tiempo, porque en su momento le salieron muchos novios y se puso insoportable. Ahí donde los veis, los postres son muy vanidosos. Te ven engordar y siempre piensan que es por ellos.

Receta de postre de limón

Ingredientes: 1 bote de leche condensada (de los normalitos), 1 vaso grande de leche, el zumo de dos limones.

Preparación: es tan sencillo como coger un recipiente de cristal y vaciar en él el contenido del bote de leche condensada. Añadirle el vaso de leche, mientras remueves con una cuchara o un tenedor. Exprimir los dos limones y agregar el jugo a la mezcla volviendo a remover hasta que quede todo bien hilado (lo que sucederá de un forma sorprendentemente fácil). Ya sólo queda taparlo con film transparente (el plastiquillo ese maldito que más que cortar destrozas) y ponerlo a enfríar en la nevera. A la hora de servirlo queda perfecto presentado en una copa, rayándole un poco de corteza de limón por encima (previamente enjuagado con agua, que hay mucho pesticida y mucho marrano suelto) y adornándolo con un barquillo y una hojilla de menta o similar.

Nota etílica: si servimos el postre de limón acompañado de un pequeño vaso de culo gordo (con perdón) que hayamos tenido guardado en el congelador, lleno de un buen vodka frío, no puede quedar más chulo.

Aviso: Falsarius Chef recomienda el consumo responsable. Sobre todo si la reunión es en mi casa, que pongo vodka del bueno y me cuesta una pasta.
.

22 de noviembre de 2010

TORTILLA DE PATATAS SIN HUEVO

Tortilla de patatas sin huevo
Tortilla de patatas sin huevo

Lo que pasa. Un día sales a la calle y, de repente, algo ha cambiado. Es algo en el aire, en la luz, en la atmósfera. No lo tengo muy claro, pero vas dando un paseo, distraído con tus cosas, que si los embargos del banco, que si los juicios por injurias o las demandas de paternidad que te han puesto, en fin esas cosas normales del día a día, cuando de repente, levantas la vista, te detienes un momento, miras a tu alrededor y descubres lo que pasa: huele a navidad. No es que huela a sobaco de Papá Noel ni a caca de camello. No. Es algo en el ambiente. No sabría decirlo, pero uno sabe que la navidad está a la vuelta de la esquina, con sus polvorones, su cava, su lotería nacional y sus empachos. Y ahí voy. Cuando descubro que la navidad se acerca, y el disparate gastronómico que, quieras que no quieras, se te avecina, a mí de lo que me entran ganas es de cosas muy sencillas, de poco cocinar. Manduca básica. Como la receta de hoy. Una tortilla de patatas, tan sencilla, tan sencilla que, no es que sea una cobarde, pero no tiene ni huevos.

Ingredientes: 1 paquete de preparado congelado con patata y cebolla para tortilla (lo hay de varias marcas, incluso blancas. El mío era de Findus), 1 paquete de bacon, sal y aceite de oliva. Opcionalmente, pesto rojo.

Preparación: en una sartén no muy grande, ponemos un par de cucharadas de aceite y cuatro lonchas de bacon, cortado en tiritas pequeñas. Cuando lo veamos doradillo, añadimos el contenido de nuestro paquete de patatas con cebolla sin descongelar y dejamos que se vayan haciendo según las instrucciones del fabricante (unos cinco minutos, más o menos). Cuando veamos que empiezan a estar, le ponemos sal (y si nos da por ahí, una cucharadita de pesto rojo o una salsa parecida), removemos bien por última vez, y con un tenedor empezamos a darle por los bordes forma de tortilla. Subimos el fuego un momento para que coja color por fuera y con ayuda de un plato, le damos la vuelta como si fuera una tortilla de patatas normal. Otra vez a la sartén, le rehacemos un poco los bordes y en un momento estará lista nuestra tortilla de patatas sin huevo. Un acompañamiento perfecto (y chulamente presentado) para casi cualquier cosa, o un aperitivo divertido para acompañar unas cervezas fresquitas.
.
.

20 de noviembre de 2010

HOJALDRES CON MERMELADA

hojaldres con mermelada





















Receta de hojaldres con mermelada

Gracias a algún misterioso portento esotérico que se me escapa, en mi nevera se produce un curioso fenómeno estacional: la acumulación de restillos de mermelada en botes abiertos y nunca terminados. De naranja amarga, de melocotón, de ciruela, de fresa, toda la gama imaginable. Igual es que soy un comprador compulsivo de mermeladas (puede ser, me pasa con las salsas raras, que se me acumulan también, abiertas, probadas y olvidadas, en los estantes más recónditos de la nevera) pero yo creo que no. Que es un problema de diseño. Le ponen al bote más cantidad de mermelada de la que un ser humano normalmente constituido es capaz de consumir antes de aborrecerla y necesitar desesperadamente cambiar de sabor. Y se creían muy listos. Pero hete aquí que Falsarius Chef os propone una solución para solucionar el problema. Estos hojaldritos que darán buena cuenta de los restos acumulados de mermelada y a su vez serán gozosamente deglutidos por vosotros. Eso, o nos pasamos a la miel y que les vayan dando.

Ingredientes: 1 paquete de hojaldre refrigerado (la Cocinera en este caso), mermeladas varias de las que tengamos en la nevera (admitimos también leche condensada, o dulce de leche si es lo que tenéis, que aquí no se tira nada), 1 bote de caramelo líquido.

Preparación: lo primero es poner a calentar el horno a 180 grados, para que vaya cogiendo fuerza mientras enredamos con los preparativos. Desempaquetamos el hojaldre y lo extendemos sobre una superficie limpia. Con un vaso, aro de emplatar o similar, cortamos círculos de masa como de unos 9 ó 10 centímetros de diámetro, les hacemos un pequeño reborde plegando un poco todo el perímetro, les pinchamos con un palillo un poco la base y los vamos colocando en la bandeja que habremos sacado del horno antes de ponerlo a calentar (con el astuto propósito de no quemarnos ahora), dispuestos sobre el papel especial que trae el rollo de hojaldre. Metemos la bandeja en el horno caliente y en breve veréis que el hojaldre coge volumen y se pone doradito y guapo. Es el momento de sacarlos. Los ponemos en una bandeja y con un cuchillo les quitamos la tapita (que luego nos quedará chula de adorno) y las rellenamos de nuestras mermeladas favoritas. Sólo queda servirlas en un plato y adornarlas con un poco de caramelo líquido.
.
.

19 de noviembre de 2010

RECETAS NAVIDEÑAS - cotilleando por blogs ajenos

El Papá Noel gordo que escondo dentro, anda ya cotilleando por blogs ajenos en busca de recetas navideñas reconfortantes y apetecibles. Luego seguro que en Nochebuena, me iré a cenar a un chino o algo de eso, que es lo que suelo hacer, pero que me quiten lo bailado.

Empiezo con un riquísimo brazo de gitano salado, que no es que tenga exceso de sal, es que es de carne y, claro, queda un poco raro llamarlo "brazo de gitano de carne". Parecería cómo de película de zombies o algo así y no es plan. Pero no, el que nos presenta "La cocina de Lechuza" tiene una pinta fastuosa, y estos enrollados quedan muy aparentes y dan un juego estupendo en los días festivos.

Y en plan carnes ricas, no está nada mal (qué lozanas hechuras, virgen santa...) el galano solomillo a la granada que nos presenta Lazyblog. Da hambre de sólo verlo y no sabe uno si esperarse a navidad, o que le vayan dando y zampárselo ya.

Para los no carnívoros, el Monaguillo nos trae del mar (o de la pescadería salmantina de la esquina) una de esas exquisiteces tan suyas. Un “tartar de txipirón confitado con cebolla caramelizada crujiente y sobrasada”. Casi nada. Me ha gustado tanto que, abusando, le he afanado la foto para ilustrar esta entrada.

En "Velocidadcuchara" he visto una croquetillas que me han llamado mucho la atención, porque son dulces y llevan membrillo (que me trae recuerdos, muchos, de la infancia: porque lo comía y porque yo mismo era un membrillo). Y con queso “tetilla”, para acabar de redondear la fiesta.

Natalia, en su “Cocina Varoma” se adentra en el terreno de los aperitivos molones y nos propone un chupito de camembert y langostino, al que yo no me resisto. Tu escribes “camembert” y “langostino” en la misma frase y tienes medio poema hecho. O medio villancico, que la cosa iba navideña.

Y para mojar, el pan de ajo de "Javirecetas", que me ha parecido un escándalo.

No empieza mal la cosa. Habrá que repetir.

(y si queréis recetas de navidad impostoras podéis verlas AQUÍ)
.
.

16 de noviembre de 2010

SUSHI SIN-LÍO

sushi fácil
Receta de sushi fácil

El sushi, ese arroz con pescado a la japonesa, es una de esas cosas que impresiona mucho a los que no están muy puestos en los fogones. Te ponen delante de un paquete de arroz y te dicen que hagas un sushi y te quedas como los gobiernos españoles cada vez que oyen hablar del Sahara, sin saber qué hacer y con cara de tonto. Y no es de extrañar. Te empiezan con los líos de que si el arroz tiene que ser de variedad japónica, que si el enjuague con agua (pero sin pasarte que lo estropeas), que si el alga konbu, el vinagre de arroz, el wasabi, los palillos, y, claro, te asustas, te retraes, te amedrentas y acabas diciendo quita, quita..., me zampo un sándwich, que se puede hacer sin libro de instrucciones. Que yo quiero hacerme un arroz, no un mueble de Ikea. Pues bien, eso se acabó. Nos vamos a liar la manta a la cabeza y vamos a hacer en nada de tiempo, un sushi impostor que nos va a permitir quedar como un emperador (no el pez que se hace a la plancha, sino el rey de los japoneses) aunque no tengamos ni idea. El famoso “Sushi Sin-lío”. Sin-lío, que como todo el mundo sabe, en japonés quiere decir "fácil".

Ingredientes: 1 vasito de arroz redondo, de esos de Brillante para el microondas, azúcar, sal, vinagre, wasabi (crema de rábano picante) y un 1 paquete pequeño de salmón ahumado, salsa de soja

Preparación: en un cazo ponemos agua a hervir. Cuando lo haga, añadimos el contenido del vasito de arroz, previamente descompactado, y lo dejamos hervir durante 2 minutos. Mientras tanto, en otro cacillo, mezclamos una cucharadita de sal, una de azúcar y dos de vinagre y las calentamos, removiéndolas bien. Cuando el arroz esté, lo escurrimos bien, lo ponemos en un bol y le añadimos el preparado de azúcar sal y vinagre por encima, mezclando cuidadosamente. Lo dejamos reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo, cogemos pequeñas porciones de arroz (mejor con las manos mojadas) y hacemos una especie de croquetillas, presionándolo bien con la mano para que se compacte. Cortamos el salmón en pedazos como del tamaño de nuestras bolas de arroz, lo untamos por una cara con un poco de wasabi, desleído en un poco de salsa de soja si queremos, y lo ponemos pegado sobre el arroz. El wasabi pica bastante, aunque el picor se desvanece rápido. En Ikea, hay una crema de rábano picante, que pica bastante menos y también está muy rica. Para comerlo, lo mojamos por la parte del pescado en salsa de soja, y adentro de un bocado.

Nota: las proporciones de la mezcla de azúcar, sal y vinagre pueden variarse a gusto del consumidor. En cada zona de Japón lo hacen de una forma diferente. Si el vinagre que tenemos es muy fuerte, podemos sustituir una de sus cucharaditas por agua para diluirlo y que quede menos avinagrado. En cualquier caso, lo mejor es probar hasta encontrar tu fórmula favorita.

Puedes ver la receta en vídeo AQUÍ
.
.

KARATE CHEF en "SUSHI SIN-LÍO"


Una vez más, Falsarius se enfrenta a las poderosas mafias internacionales de chefs, desvelando sus secretos. Esta vez le arrebata al Imperio del Sol Naciente los trucos de un sencillísimo sushi. La película que hubiera querido dirigir Kurosawa


Cartel anunciador del film


10 de noviembre de 2010

COCINA SIN HUMOS - El nuevo libro de Falsarius Chef



Ya está bien de perderse las presentaciones que te interesan. Gracias a las nuevas tecnologías, puedes ver la presentación del nuevo libro de Falsarius Chef, "Cocina sin humos", cuando más te convenga. Eso sí, no hay croquetas.

El libro en cuestión
.
.

8 de noviembre de 2010

PATATAS VATICANAS (también llamadas "Papatas")

patatas de bote a la boloñesaReceta de patatas de bote a la boloñesa

Lo típico. Llaman al telefonillo y es el Papa que viene a comer. Hombre, no pasa mucho, pero ahora que ha estado en España, podía haber pasado fácilmente. Va por ahí con el papamóvil, le entra un hambre repentina y te lo suben a tu casa a comer de urgencias. Y, claro, tú que no tenías nada preparado, quedas fatal. Que no, Santidad, que es que estoy a régimen y por eso le saco unas acelgas. Pero los papas son muy quisquillosos y enseguida se quedan pensando que lo que eres es un roñica, que te has guardado los langostinos para comértelos solo. Por eso hay que estar preparado. Y no es tan difícil, porque, no te creas, yo los papas que he conocido eran de fácil conformar y solían preferir las comidas caseras. Y aquí aprovecho para desmentir ese rumor que corre por Internet. Aunque yo trabajara en Roma en aquella época, no es verdad que la última cena de Juan Pablo I, fuera una receta mía. Es más, ni siquiera está claro que muriera envenenado. En fin, yo para don Benedicto, si se os presenta en casa, he pensado en una receta sencilla. Lleva patatas, un toque italiano de salsa boloñesa, por lo de que vive en Roma y estará acostumbrado, y unas salchichas que le recuerden a su Alemania natal. Unas Patatas Vaticanas (o “Papatas”) que os harán quedar como dios. Y así se hace la ilusión de que es su jefe el que le ha invitado a comer.
Ingredientes: 1 bote de patatas de los de cristal, 1 paquete salchichas, 1 bote de salsa boloñesa, queso rallado, 1 diente de ajo, media cebolla, pimentón picante, sal, aceite de oliva virgen extra y orégano.

Preparación: en una sartén con un poco de aceite ponemos el diente de ajo y la cebolla, bien picaditos, a pochar. Mientras se doran, abrimos el bote de patatas, las lavamos bajo el grifo y las escurrimos bien. Cuando el sofrito esté doradillo le añadimos las salchichas troceadas y las patatas (enteras si no son muy grandes, que no suelen serlo), dejando que nos cojan también color al fuego, con un poco de sal por encima. Cuando estén a nuestro gusto, le ponemos un poco de pimentón picante, removemos y añadimos el contenido del bote de salsa boloñesa y un poco de orégano. Removemos bien. Tapamos y dejamos que se haga a fuego lento dos o tres minutos (aquí sería más adecuado decir el tiempo en padrenuestros, como se hacía antes, pero no me ha dado tiempo a calcularlo). Lo ponemos todo en una fuente de las que aguantan el calor, lo cubrimos de queso rallado y lo metemos dos minutos a gratinar en el horno. Lo justo para que el queso se funda, y servimos humeantes, con un poco de orégano por encima.

7 de noviembre de 2010

SECRETOS VATICANOS - LA EXCLUSIVA



Este revelador documento ha caído en mis manos, en plan wikileaks o un rollo raro de esos. He dudado mucho, pero al final me decido a publicarlo. La calidad no es muy buena, pero las revelaciones son sorprendentes.
.
.

2 de noviembre de 2010

FALSARIUS HACIENDO EL (arroz) INDIO



Receta de arroz indio

Como recién llegada de Bollywood, esta nueva video-receta lo tiene todo, música, drama, pasión, aventuras y, por si fuera poco, una grandiosa banda sonora original a cargo de The Beatles. Se acabaron las miserias, que no falte de nada.

Receta de arroz indio (escrita)
.
.

1 de noviembre de 2010

ARROZ INDIO

arroz indio

Receta de arroz indio

Soy yo poco de difuntos. Y no por falta de experiencia, porque tengo ya varios amigos enterrados por el camino. Muy buena gente. Lo mejor de cada casa, como os podéis imaginar. Pero no sé qué le pasa al personal que, en cuanto se muere, se vuelve de lo más aburrido. Al principio vas a verles de vez en cuando con mucha ilusión, pero entre que se empeñan en quedar siempre en el cementerio, que anda que no habrá sitios, y entre que, con la excusa de que están muertos, ni beben, ni se ríen, ni te cuentan nada interesante, acabas distanciando las visitas y dejas de verlos. Oye, eso no quita, que si tienen algo importante que decirte, que te peguen un telefonazo y tú vayas, pero no suele pasar. Yo los quiero mucho pero los muertos, los pobres, es que son muy pelmazos. Por eso los días de Difuntos son tan aburridos y la gente tiene que inventarse fiestas de Halloween para hacer el tonto o entretenerse comiendo huesos de santo, buñuelos y cosas así, para ir pasando el rato. Lo único bueno es que al día siguiente es el de Todos Los Santos, que aunque no seas muy creyente hace ilusión porque es fiesta y, con un poco de suerte, puente. Y entre que era fiesta y era puente, me he dicho, voy a hacer un arroz chulo y con colorines. Y me he hecho un arroz indio, con su pollo, sus verduras y su poquito de picante. Y ha quedado muy bien. Fácil de hacer y muy rico. No diré yo que resucite a muerto, porque tampoco es plan, pero de bueno, qué te voy a contar, un santo. No podía ser más adecuado.
.
Ingredientes: 2 vasitos de arroz al Curry Brillante, 1 paquete de congelado de pollo con verduras a la plancha (un brasador de esos), 1 lata pequeña de salsa Tikka Masala, aceite de oliva y un poco de sal.
.
Preparación: en una sartén amplia ponemos un par de cucharadas de aceite, y cuando esté caliente, añadimos el contenido del paquete de verduras a la brasa con pollo y un poco de sal. Lo tenemos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que esté perfectamente descongelado (unos 7 minutos). Añadimos una cucharada de salsa Tikka Masala, mezclamos y añadimos un par de vasitos de arroz al Curry. Removemos y en un par de minutos lo tenemos listo. Podemos presentarlo sobre un pan chapati, que va a acabar de darle el toquecillo exótico y mundano. O usando un aro, como he hecho yo, que te queda como un taj-majalito de arroz indio muy curiosón.
.
Escrito en la noche de Halloween para "ellos", porque lo que más echo de menos son sus risas (y eso que algunos tenían pasta). Hasta dentro de mucho. Espero.
.
.
Related Posts with Thumbnails