31 de enero de 2011

MACARRONES CON PESTO Y ANCHOAS

macarrones con pesto y anchoas
Receta de macarrones con pesto y anchoas

Lo del Madrid Fusión para mí es un desastre. Yo soy muy influenciable. Tan así es la cosa, que después de unos días de estar siguiendo el sofisticado evento gastronómico, veo una cucaracha por la calle y enseguida pienso, ¿te la imaginas al horno con una ramita de perejil por encima? Aunque por otro lado, cuanto más oigo hablar de exquisiteces gastronómicas sofisticadas, más me apetece una fabada, un bocata de panceta con pimientos o un buen plato de macarrones (tengo un subconsciente de cateto gastronómico, qué le vamos a hacer). Si sumamos las dos cosas, da como resultado una esquizofrenia culinaria bastante curiosa y llamativa. Esto puede sonar bonito así dicho, pero es un coñazo a la hora de meterte en la cocina y ver qué demonios vas a hacer para comer. Después de muchas vueltas me he decidido por unos macarrones, pero en vez de con tomate y chorizo, como me pedía mi lado pedestre, me he buscado una forma de prepararlos un poco más aparente. Eso sí tan sencilla y rápida que no me complicara mucho la vida. Imaginativo sí, pero sin excesos. Hoy tocan unos macarrones con pesto. Las cucarachas al horno, a la flor del perejil introducida por el recto (del animalillo), mejor para otro día.

Ingredientes: 1 paquete de macarrones, 1 envase de pesto (el mío era uno nuevo que ha sacado Gallo, que está bastante bien), 1 lata de anchoas, unas hojillas de albahaca, aceite de oliva virgen extra y sal

Preparación: más sencillos imposible. Cocemos los macarrones que vayamos a usar en agua abundante con un poco de sal durante el tiempo que indique el fabricante en el envase (o un poco más si a ti eso de “al dente” te parece una forma de decir “duro”), los escurrimos bien y los ponemos en un bol. Les ponemos por encima el pesto, unas cuantas hojillas de albahaca fresca (que ahora se encuentra fácil en muchos supermercados) bien picadas y unas cuantas anchoas troceadas. Mezclamos todo bien y lo servimos en un plato, adornándolo si queremos con una anchoilla artísticamente enrollada y alguna hoja de albahaca pequeña que nos haya sobrado. Un hilito de nuestro mejor aceite por encima, y a comer. Unos macarrones con pesto rapiditos, distintos y aparentes.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails