25 de mayo de 2011

ARROZ CON CHAMPIÑONES (el Club de los Champiñones Muertos)

Arroz con champiñones
Receta de arroz con champiñones al ajillo

Debo estar aquejado de algún trastorno compulsivo de esos raros que hay por ahí, porque cada vez que veo una bandeja de champiñones en el súper, no puedo resistir la tentación de cogerla. Me supera. Y se viene conmigo a casa, muy mansa ella, como un perrillo abandonado que hubiera encontrado en el súper. Y eso está bien. Lo malo es que luego la dejo en la nevera. Y el tiempo pasa. Y el lustroso champiñón en laminillas, aquejado de esa melancolía enfermiza que aqueja a algunos hongos, me va cogiendo muy mala cara. Y yo me digo, de mañana no pasa. Pero pasa, porque nunca veo el momento o nunca tengo una idea clara de qué hacer con ellos. Y da lástima, sobre todo cuando un día abres la nevera y descubres que los champiñones se han arrugado y ennegrecido, y son ya más momias egipcias que campestre producto. Un horror. Sobre todo porque luego por la noche tengo pesadillas y veo champiñones muertosvivientes que salen del vertedero y buscan venganza; champiñones vampiro que llaman pálidos a mi ventana de madrugada; champiñones monstruos mutantes que se esconden debajo de mi cama y me tiran de las sábanas. La última vez, mientras los enterraba, respetuoso pero avergonzado, en el cubo de la basura (y sintiéndome un poco ridículo, porque en pleno ataque de culpabilidad les puse de despedida el Réquiem de Mozart y un palillo clavado en el pecho para que no salieran de sus tumbas a vengarse) me prometí a mi mismo no tener que volver a pasar por semejante trance. Nació así esta sencilla receta, para darles vidilla a los champiñones sin líos ni complicaciones. Era eso o el psiquiatra, y creo que este arroz con champiñones me sale más barato.

Ingredientes: 1 bandeja de champiñones cortados en láminas, de las del súper, 1 vasito de arroz Basmati Brillante, ajos, 1 cayena (guindilla roja pequeña), aceite de oliva, sal y perejil.

Preparación: lo primero es lavar los champiñones y reservarlos. En un vaso ponemos abundante ajo picado, perejil, aceite de oliva del rico, removemos y lo dejamos reposando. En una sartén ponemos un par de cucharadas de nuestra mezcla de aceite, ajo y perejil, junto con la cayena. Cuando comience a coger color el ajo, añadimos los champiñones escurridos removemos bien y dejamos que vayan haciéndose. Primero soltarán líquido y luego comenzarán a coger color. Añadimos un poco más de nuestra mezcla con ajo, le ponemos sal, removemos bien y dejamos que acaben de hacerse. Cuando veamos que tienen una pinta atractiva, añadimos el arroz, un poco más de sal y dejamos que se haga durante un par de minutos, removiendo con frecuencia. Servimos en un plato y adornamos con un poco más de nuestra mezcla de ajoaceite, y unos granitos de sal gruesa.

Nota 1: si se le quieren añadir unos taquitos de jamón a la preparación, tampoco va a estar malo.

Nota 2: es importante localizar y quitar la cayena antes de servir, que luego te la comes despistado y pasas un rato regular.
.
.

10 comentarios:

morgana dijo...

Cuando me deje de reir con lo de "el club de los champiñones muertos", a ver si me animo y hago esto, que como arrozadicta que soy, seguro que me gusta.

No he podido dejar de sentirme totalmente identificada con el síndrome de la bandeja de champiñones, solo que el mío es más grave, me pasa coon muchas más cosas. Las compro para "hacerlas cuando tenga tiempo" y ese tiempo nunca llega y al final acaban creando su propia flora en la nevera. Pero no escarmiento.

Pavor me da oir una noche de éstas unos arañazos en la ventana (cuan niño flotante del mítico capítulo de "El misterio de Salems Lot" http://farm4.static.flickr.com/3327/3508734714_3bb1402fd3.jpg) para descubrir que se trata de un champi de estos (en mi caso, quien dice champi dice un puerro, calabacín o cualquier otra hortaliza). Glubs.

Me voy a preparar una buena palangana de ajoaceite. No es por vicio, es por si acaso.

A la cayena le pondré un cordelito tamaño soga de puerto, de las de amarrar barcos, porque como se me escape te puedo asegurar que paso un rato bastante peor que regular, y con los recortes presupuestarios no sé yo si estará el SAMUR para estas tonterías...

GRACIAS por las recetas y por los buenos ratos que nos haces pasar.

http://conxitazen.blogspot.com dijo...

Yo DON FALSARIUS, tambien pertenezco a este CLUB, los quiero MIMAR , pero siempre terminan ASFIXIADOS en su bolsa los POBRECITOS, así que me sumo a su BUENA OBRA y voy a esmerarme en darles todo el FUNERAL con la POMPA CULINARIA que se merecen
Saluditos querido AMIGO para USTED y para TODOS

Anónimo dijo...

Jajajajaja, que grande que eres. Cada vez que empiezo a leer una receta tuya, sé que por lo menos las risas están garantizadas.

Fuera de coñas, me has dado una idea genial para aprovechar esos champiñones abandonados que creo que habitan en todas las neveras sin excepción. En la mía tienen un local propio y todo dentro del frigorífico...lo peor es cuando me toca deshauciarlos, siempre me toca a mi lo más duro.

A ver que tal la experiencia.

¡Saludos!

Aderezade dijo...

Tú me has estado espiando por un agujerito en mi cocina, ¿eh, Falsa? Es justo la receta que hago yo porque es la única manera de revivir a los champiñones-Tutankamon. Un saludo impostor.

isabel dijo...

Cuántos champis y que poco arroz, como se nota lo que te gustan eh!
Nos animaremos con esta receta y sobre todo, quitaremos la cayena, cuánta razón al mencionar a los despistados y las sorpresas con esta especie ;)

Graci dijo...

Ayer mismo comí esto!...a veces cambio el arroz por pasta!..un saludito impostor!

Chus dijo...

Muy buena idea. Me encantan las dos cosas y bueno, más facil imposible. Gracias

Sergio Garcia dijo...

Como dice el refran, Mal de muchos consuelo de tontos. Me uno al club de los que dejan morir a los champiñones en la nevera, y ya sincerandome tambien me pasa con los manojos de esparragos verdes. Esta noche pruebo la receta veras que alegria se llevan los champis

Puchereta dijo...

Yo creo que esto de la bandeja de champis, nos pasa a muchos, yo me incluyo y no lo entiendo porque vienen ya cortaditos y todo, solo falta que se vayan ellos solitos a la sarten porque tanta faena no es que de prepararlos, pero debe ser una epidemia de vagancia y dejadez, más de una he enterrado yo también y escondiendola bien para que no encontraran las pruebas del delito.
Ya ves con lo buenos que estan con un poco de arroz.
Abrazos

Vero dijo...

yo antes pertenecía también al club de los champis muertos... ahora los domingos voy al mercado (mercao, de toda la vida) y cojo un par de kilos y por la tarde aprovecho para limpiarlos, freírlos y... al congelador (en los tuppers que dan con la comida china que vienen genial, la medida perfecta para dos personas). Así que... luego pondré a descongelar uno de esos tuppers y probaré esta noche esta receta :P

Related Posts with Thumbnails