23 de mayo de 2011

CHORIZOS RELLENOS (y no miro a nadie...)

Chorizo criollo con ajos tiernos
Receta de chorizos rellenos

Esta semana pasada las plazas de nuestro país han vuelto a llenarse de ciudadanos (de “ciudadanos cabreados” más concretamente), con los que me es imposible no simpatizar. Lo mejor siempre pasa en la calle. Normalmente en los bares, pero bueno, esta vez está siendo en las plazas. Esto de tomar las plazas sí que es dieta mediterránea, que ya lo hacían muy bien hecho los griegos clásicos y lo mismo te montaban una democracia, que te hacían un Partenón o mandaban a tomar por saco (al ostracismo decían ellos más finos) a los que incordiaban. Y la protesta ha tenido un montón de lemas de esos que hacen pensar. Los hay lacónicos como el de “me sobra mes para llegar a fin de sueldo”; reveladores como ese de “Vivo en un país donde puedo acampar para ver a Justin Bieber pero no para defender mis derechos”; o inquietantes como el de “si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”. Pero claro, a mí, la cosa profesional me pierde y me he fijado más en la aportación a la gastronomía que este movimiento ciudadano ha hecho. Por eso me quedo con el que dice “no hay pan para tanto chorizo”. Y de esos precisamente, va la receta de hoy. Un chorizo criollo relleno de ajos tiernos. Qué tiemblen los chorizos, que esta vez nos los comemos.

Ingredientes: 1 bandeja de chorizos criollos (los venden en el súper y son cruditos), un manojo de ajos tiernos, 1 bote de pisto, aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación: lavamos los ajos tiernos y les cortamos los extremos que estén feos. Abrimos los chorizos por la mitad, pero sin acabar de separarlo en dos partes. Ponemos dentro dos o tres ajos tiernos de los que tenemos y volvemos a cerrar los chorizos. Con cuidado, vamos envolviendo cada uno con papel de aluminio, sellándolo bien y los metemos en el horno precalentado a 200 grados. En media horita estarán. Los sacamos. Abrimos el papel de aluminio y vamos poniendo el contenido en un plato, en el que habremos puesto una capa generosa de el pisto de bote que teníamos reservado. Un poquito de sal sobre los ajos tiernos y luego vamos y nos los comemos en la plaza.
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails