17 de mayo de 2011

TARTALETA DE HUEVOS AL PLATO (huevos al plato 2.0)

huevos al plato
Receta de huevos al plato

El sábado tuvimos de invitado en la radio a Mikel López Iturriaga, del blog El comidista para hablarnos de "recetas viejunas", esto es, de esos platos que hace unos años estaban muy de moda y ahora, de repente y sopetón, parecen una antigualla. Cosas como la tarta al whisky, el cóctel de gambas, los entremeses variados y en ese plan. Y ya que la cosa iba de recetas “viejunas”, se me ocurrió rescatar una que también fue emblemática en su día, los huevos al plato, condumio bastante molón y rimbombante durante unos años. Claro que era una época en que también eran molones los pantalones campana, las chaquetas entalladas como de cantante de los Chunguitos, las patillas de hacha o las melenas a lo lolailo. Y vestidos así, qué íbamos a cocinar. Ahora lo recordamos y vemos las fotos, y nos hace mucha gracia todo esto de las cosas antiguas. Y puede dar risa, pero a mí me trauma un poco. Porque estaba yo pensando ¿y si en el futuro, yo que sé, nos parece que la lasaña era una horterada, que el sushi era de pringaos o que qué cutres éramos que comíamos risottos? Y no te cuento ya las espumillas, las esferificaciones y los nitrógenos líquidos. No sé, eso que llega el futuro, ves una foto tuya y dices, mira qué vergüenza, yo presentando una tapa en una cuchara. Y vestido de Armani, qué horror. Da un poco de vértigo pensar que el sofisticado y pomposo gastrónomo que eres hoy, es el hortera del que te reirás en el futuro. Y no he seguido pensando, pero he acabado mirando los huevos al plato con mucho más respeto.

Ingredientes: 1 paquete de masa para empanadillas (de las de tamaño más grande, para que quepa bien el huevo) huevos, 1 lata de pisto Hida, guisantes (congelados pueden valer), chorizo, jamón, sal.

Preparación: en un molde de tamaño adecuado (o en una cazuelita pequeña de barro, forrada con un poco de papel de aluminio) ponemos la oblea para empanadillas, teniendo cuidado de que queden los bordes subidos en plan tartaleta. Ponemos una base de pisto de nuestra rica lata, unos cuantos guisantes, una rodajita de chorizo, un poco de jamón, echamos con cuidado el huevo por encima y le ponemos un poco de sal. Lo metemos en el horno precalentado a 200 grados y lo tenemos ahí hasta que veamos el huevo cuajado. Lo sacamos, desmoldamos (que queda chula que te mueres la tartaleta doradilla con el huevo y compañía) y lo servimos acompañado por ejemplo de unas rodajas de tomate aliñado con ajo, aceite y sal. Unos huevos al plato, en moderna versión 2.0.
..
.

23 comentarios:

YoMisma dijo...

Creo que ya tengo cena... :)

Saludines,
YoMisma

Pakus, para Lazy Blog dijo...

Verdaderamente, lo viejuno en la cocina de hoy volverá, como las hombreras o las patas de elefante en la moda... pero hoy, da miedito.

Tengo pendiente una receta viejuna yo también en honor a Mikel, a ver si la preparo pronto.

Siempre que veo esto me acuerdo de "Retrospectr" de Muchachada Nui.

Fantásticos huevos al plato, en esa tartaleta.

Un abrazo.

Sentoki dijo...

Plas, Plas Plas!!

Corro al supermercado a por masa para cenarme unos de esta noche.

Por cierto, el otro día estuve probando el estupendo POLLO AL SOBRE (DE SOPA), y descubriendo la sopa de cebolla sobrada (en sobre?).

Como tuve que reajustar las medidas para el poco pollo que disponía, me sobró como un tercio del sobre de sopa y en plena efervescencia impostora y un hambre que ya veía turbio, pues me apetecieron unas lentejas. ¿Picar y sofreír cebolla? ¡si tenía ahí una deshidratada!.

Así que disolví lo que sobró de la sopa en medio vaso de agua caliente, mientras freía en una sartén pequeña un poco unas rodajitas de chorizo y medio diente de ajo picado. Cuando el aceite tenía un color rico al pimentón del chorizo volqué el bote de lentejas (como para una ración) y le eché el vaso de sopa de cebolla. Un par de meneos para que se mezcle todo, fuego medio para que hierva tranquilo un rato y unas lentejas monodosis que no se si por sus virtudes o por el hambre que tenía, pero me quedé mas a gusto que todas las cosas. Y dejé el armario-despensa limpio limpio.

Un saludo

Lily dijo...

Hola, si te gusta la novela romántica, te invito a pasar a mi blog porque estamos celebrando un sorteo de dos novelas románticas. Espero que te apuntes. Un besito. Buen martes.

El rincón de los sueños perdidos

Eva de andar por casa dijo...

viejuna pero genial!!!

Anónimo dijo...

Quiero que tu próximo libro sea una recopilación de las entradillas que haces a las recetas. Te sigo desde siempre y llevo tu nombre allá por donde voy. Y si las recetas me encantan -como las de thermomix, siempre salen bien y quedas divinamente - las entradillas me chiflan.
Siempre tuya.

Ari Bradshaw dijo...

Grrrgrrrgrrgr.

Son mis tripas pidiendo este plato PERO YA. :P

Te superas!

Un beso.

emma dijo...

¡Cuánto tiempo sin pensar en los 'Huevos al plato'! De mañana no pasa...

Hay una reflexión muy parecida a la tuya, pero en el sentido contrario, en la nueva de Woody Allen, 'Midnight in Paris'.

Interesante contrapunto :-)

http://conxitazen.blogspot.com dijo...

Oiga DON FALSARIUS... me permite que le diga que esta TARTALETA es como una CUNITA que mece con AMOR a sus HUEVOS jaja... DESCARADA que soy, y es que se debe REIR, reir a pierna suelta, a CARCAJADA LIMPIA, porque eso si que limpia el CUERPO y el ESPIRITU. REIR en una palabra, como solo USTED sabe hacerlo. SALUDITOS...

morgana dijo...

Genial. Me encanta la presentación tartaletera.

Dice uno de nuestros miles de refranes que "de este agua no beberás (y este cura no es mi padre)" y ciertamente tendré que aplicármelo. Me has recordado aquella frase de "huy, yo nunca jamás me pondré pantalones de campana". Y ahora me encuentro echándolos de menos porque no entro en los pitillos ni con calzador.

En la gastronomía, como en todo, la cosa va por modas.

Ya llegará el día en que se vuelvan a poner de moda las migas con chorizo, ya... Y a dios pongo por testigo que me pondré ciega. Espero que para entonces hayan vuelto los pantalones de campana y los pitillos estén desterrados del todo.

Debe ser que me gusta la comida viejuna.

Besos.

Fran dijo...

Como siempre falsamente genial. Una vez más me quito el sombrero (o en este caso el gorro de cocinero, jejeje).

Anónimo dijo...

Guau, me ha encantado la presentación, huevos a la tartaleta.
Yo también pienso que lo viejuno va a volver a la gastronomía, igual que está pasando con todo (solo hay que ver la moda de ahora) menos con la tecnología, claro.

¡Saludos!

Petita cuina dijo...

Pues no le haria yo ascos, que quieres que te diga...
Ademas en mi casa somos viejunos, pero viejunos porque cada año al menos para las navidades o reyes cae el coctel de gambas....:P

EL PUCHERETE DE MARI dijo...

Pues esta versión impostora y modernizada a la vez de los viejunos huevos al plato me ha encantado, me los comeria igual al estilo viejuno, pa que te voy a engañar, porque donde este un huevo, sea en plato, en tartaleta o en cocotte, tan de moda ahora y de lo más finolis, ¡bienvenidos sean!
Y si hace falta me pongo los pantalones acampanados, aunque no me vendrán a no ser que me los meta por la campana.
Besos

Anónimo dijo...

Dentro de unos años cosas como la reducción de Pedro Ximénez o el gazpacho de fesa nos parecerán una horteradas pretenciosas y, sí, también viejunas... Salud Falsarius!

Juan Jose dijo...

Maestro, si se me permite añadir una pequeña variante aún más viejuna, convirtamos esta tartaleta en un "canapé" ( palabreja al uso en aquellos dias ) usando como base una tartaleta de las precocinadas ( compradas en Mercadona o donde sea) y poniendo un trocito de chorizo y otro de jamon, un poco de pisto, dos guisantes y un huevo de codorniz. Rellenar unas 12 ( que suele ser el numero del envase de tartaletas), poner en una bandeja y voila unos canapieses de los mas autentico y a fardar de cocina a la "antigua"

Ah, esta probada ya que es uno de mis clasicos cuando no tengo ganas de trabajar mucho

Un saludo

Elisabet dijo...

Simplemente Genial

Luiz Claudio dijo...

Hola Big Falsarius!..jajajaja
Me gustaba caminar en tu blog! Además de las buenas recetas, yo estaba encantado con los demás puestos que usted dice. Así que ahora estoy siguiendo tu blog.
Los invito a conocer mi blog, también. Si como parte de sus amigos: http://kibe-cozinhandocomamigos.blogspot.com/

Saludos desde Brasil!

Luiz

Rous dijo...

¡Cómo me gustan estas ideas! Lo malo es que la mayoría de los productos preparados no puedo tomarlos por enfermedad. ¡Qué desconsuelo! Saludos.

Helena dijo...

Sr. Falsarius la culpa de que sea viejuna es suya por ponerle ese nombre.
Llámelo Hojaldre de huevo de corral, horneado con verduras frescas de la huerta
Y tendrá ud. un éxito que te cagas anunque el huevo sea de mercadona y las verduras del huerto de frudesa.

Es lo que tiene la pijería, que se vende muy bien!

Anónimo dijo...

En esto de la cocina aqui hay gente muy sabia

Anónimo dijo...

Porqué esta receta no aparece en el indice?

Mercedes dijo...

Después de la antojada que se me han dado los modernos huevos al plato sugíéreme que uso en vez del pisto que ese por estas tierras no existe. Sensacional tu plato.

Related Posts with Thumbnails