17 de mayo de 2011

TARTALETA DE HUEVOS AL PLATO (huevos al plato 2.0)

huevos al plato
Receta de huevos al plato

El sábado tuvimos de invitado en la radio a Mikel López Iturriaga, del blog El comidista para hablarnos de "recetas viejunas", esto es, de esos platos que hace unos años estaban muy de moda y ahora, de repente y sopetón, parecen una antigualla. Cosas como la tarta al whisky, el cóctel de gambas, los entremeses variados y en ese plan. Y ya que la cosa iba de recetas “viejunas”, se me ocurrió rescatar una que también fue emblemática en su día, los huevos al plato, condumio bastante molón y rimbombante durante unos años. Claro que era una época en que también eran molones los pantalones campana, las chaquetas entalladas como de cantante de los Chunguitos, las patillas de hacha o las melenas a lo lolailo. Y vestidos así, qué íbamos a cocinar. Ahora lo recordamos y vemos las fotos, y nos hace mucha gracia todo esto de las cosas antiguas. Y puede dar risa, pero a mí me trauma un poco. Porque estaba yo pensando ¿y si en el futuro, yo que sé, nos parece que la lasaña era una horterada, que el sushi era de pringaos o que qué cutres éramos que comíamos risottos? Y no te cuento ya las espumillas, las esferificaciones y los nitrógenos líquidos. No sé, eso que llega el futuro, ves una foto tuya y dices, mira qué vergüenza, yo presentando una tapa en una cuchara. Y vestido de Armani, qué horror. Da un poco de vértigo pensar que el sofisticado y pomposo gastrónomo que eres hoy, es el hortera del que te reirás en el futuro. Y no he seguido pensando, pero he acabado mirando los huevos al plato con mucho más respeto.

Ingredientes: 1 paquete de masa para empanadillas (de las de tamaño más grande, para que quepa bien el huevo) huevos, 1 lata de pisto Hida, guisantes (congelados pueden valer), chorizo, jamón, sal.

Preparación: en un molde de tamaño adecuado (o en una cazuelita pequeña de barro, forrada con un poco de papel de aluminio) ponemos la oblea para empanadillas, teniendo cuidado de que queden los bordes subidos en plan tartaleta. Ponemos una base de pisto de nuestra rica lata, unos cuantos guisantes, una rodajita de chorizo, un poco de jamón, echamos con cuidado el huevo por encima y le ponemos un poco de sal. Lo metemos en el horno precalentado a 200 grados y lo tenemos ahí hasta que veamos el huevo cuajado. Lo sacamos, desmoldamos (que queda chula que te mueres la tartaleta doradilla con el huevo y compañía) y lo servimos acompañado por ejemplo de unas rodajas de tomate aliñado con ajo, aceite y sal. Unos huevos al plato, en moderna versión 2.0.
..
.

Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails