8 de junio de 2011

MARLÉN, LA HECHIZADORA DE DRAGONES

Paloma Puya es una escritora con la que comparto editorial. Escribe unos libros infantiles que me encantan. Soy un fan confeso de su serie “Las aventuras de Daniela Malospelos”, unos libros con los que me río un montón (sí, ya sé, no son muy adecuados para mi edad, más bien para niños entre 8 y 10 años, pero qué le vamos a hacer, yo me lo paso pipa). De hecho ando siempre buscando víctimas a quienes regalárselos y me vale todo, cumpleaños, comuniones, santos o porque voy de visita a casa de sus padres. El problema es que muchas veces no resisto la tentación de leérmelos otra vez antes de regalarlos y luego me queda mala conciencia, como si les regalara un libro usado. Oye, y no es para tanto, no hago dibujitos en los márgenes y ni siquiera me mojo el dedo en salivilla para pasar la página como hacían las abuelas. Mi víctima favorita son los enanos a los que, en teoría no les gusta leer. Esos que cuando llegas a casa con los libros, los padres te dicen. “unos libros, ¿cómo se te ocurre?, si esta no lee un libro jamás...” Y la niñita, que se hace la tonta jugando con la Nintendo mascotas, pero que no pierde detalle de la conversación, te ve dejar los libros y hace como que los mira con desprecio. Pasado un rato, se acerca disimuladamente y los mira con desconfianza, como si las letras fueran peligrosas arañas que pudieran treparle por las manos al tocarlos. Con el miedo que da eso. Pero finalmente vence sus reparos y lo coge. Qué narices, esa portada tiene unos dibujillos demasiado chulos para resistirse. Y si lo empieza a leer está perdida, porque Paloma Puya tiene un don. Sus libros no se parecen a ninguno otro libro infantil que yo haya leído. No sé. Será ese sentido del humor que tiene, tan especial, o que sus historias son de hoy en día, o que los animales siempre tienen un protagonismo muy especial, la cosa es que empiezas a leerlos y ya no puedes parar. Y eso los niños lo notan en cuanto los tienen en las manos. Y está bien porque los niños se enganchan y como hay toda una larga colección, tengo resueltos los regalos para una temporada. Y a los papás muy agradecidos (nada les gusta más a los padres que descubrir que no están criando un analfabeto como ellos pensaban), así que cuando vuelvo a verlos me sacan jamón del rico en vez del de las visitas.

Pues bien, todo este rollo viene a cuento porque mi amiga Paloma saca una nueva colección de libros. El primero ya está a la venta y se llama “Marlén, la hechizadora de dragones” y va sobre un mundo en el que la gente tiene pequeños dragones como mascotas, en vez de perros. Y los jaleos que eso crea, que no son pocos. Y yo feliz, porque ya tengo excusa para nuevos regalos (que en esta época del año hay una epidemia de cumples infantiles), y por el rico jamón al que me invitan los padres. Aunque os digo una cosa, si además de jamón hay percebes, tampoco me importa.


Nota para curiosos: el libro lo edita la editorial Compañía Oriental de la Tinta (mis osados editores) y cuesta 10,90 €.
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails