14 de diciembre de 2011

CAPÓN RELLENO AL HORNO EN MEDIA HORA (Cascajares Style)

Capon relleno al horno
Receta de capón relleno

Claro, ahora ve tú, coge un capón, cázalo con lo peligrosísimos que son, cápalo, con lo que les cabrea eso, degüéllalo, desplúmalo, rellénalo y hazlo al horno. Un lío, oiga. La cosa es que este año estaba yo empeñado en cenar capón relleno al horno en Navidad y no me las prometía muy felices. Afortunadamente estaba yo buscando safaris a Caponlandia en Internet, cuando hete aquí que el destino ha venido en mi auxilio. Y voy y encuentro el sueño de cualquier impostor ansioso de capón. Un capón relleno, ya preparado con ingredientes de lujo, que lo único que hay que hacer es tenerlo 30 minutos al horno. Así, sin más. Te viene hasta con la salsa. Total, que como lo mandaban astutamente refrigerado y la pinta era estupenda, lo pedí. Por probar. A Cascajares, que son los que lo venden. Y he aquí el resultado de mi aventura gastronómica.

Cuando recibí la caja, por SEUR FRÍO, dudé sobre si al hacer el pedido no me habría equivocado de casilla y habría puesto la cruz en “elefante en pepitoria” en lugar de en el capón. Pero no. Era el pollo en cuestión. Es que es grandecito. Como para varios. Lo abrí y allí estaban mi capón relleno de foie, orejones y piñones, y su gran bolsa de salsa. Y unas instrucciones muy sencillas. Precalentar el horno a 180 grados. Eso sabía hacerlo. Seguidamente lonchearlo separando previamente los muslos y las alitas. Fácil también. Luego ponerlo en la bandeja del horno, acompañarlo de manzanas reinetas (que está bien pensado porque en media hora al horno quedan también perfectas) y regarlo con un poco de salsa. Y meterlo al horno. Desde luego mucho más fácil que montar un mueble de Ikea. Bastante. Media hora no da para mucho, pero para aprovechar el tiempo hice mi famosa “salsa especial para carnes”, que la que trae (muy rica por cierto) es más bien dulce y quería que hubiera otra más salada. Como a los 15 minutos, abrí el horno, regué el capón con la salsa que iba soltando para que estuviera jugosote y le añadí unas ciruelas pasas. En el tiempo que me quedaba preparé una ensalada de brotes, canónigos y rúcula, con unas lajitas de queso muy curado, para acompañar. El resultado, de foto. No es que fuera bonito y mereciera ser inmortalizado (que también), es que es el que veis en la foto.

Había reunido a una banda de gorrones hambrientos adecuadamente aleccionados para la ocasión y su respuesta no ha podido ser mejor. Platos vacíos, éxito absoluto y reputación culinaria por las nubes porque, por supuesto, se me olvidó comentar que lo había comprado precocinado. En navidad cae otro.


INGREDIENTES UTILIZADOS: 1 capón relleno de Cascajares, 4 manzanas reinetas, 1 bolsa de ciruelas pasas.

Para la salsa extra: 1 bote de salsa de soja, mostaza, cebolla picada congelada, aceite.

Para la ensalada: 1 bolsa (de las de abrir y usar del súper) de rúcula y canónigos, 1 bolsa de brotes, 1 cuña de queso de oveja curado (Idiazábal sería de lujo), vinagre de Jerez, aceite de oliva virgen extra y sal.

Nota: os recomiendo visitar la tienda on-line de CASCAJARES. Además del capón tiene un montón de maravillas que pueden daros estupendas ideas para las comidas y cenas de estas navidades. Un descubrimiento.


Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails