15 de diciembre de 2011

EMPANADA DE CAPÓN (capón al horno 2: el día siguiente)

Empanada de capon
Oye, que se marcha la banda de trogloditas carnívoros que había invitado a comerse mi capón al horno, y compruebo que, pese a lo que habíamos zampado, aún quedaba bastante, que no veas tú lo que cunde el pollo castrati en cuestión. Pues alguna solución había que darle, que aquí no se desperdicia nada.
Y allí estaban los restos de capón al horno, las ciruelillas pasas que habían sobrado, las manzanas reinetas al horno supervivientes, como el paisaje tras una gozosa batalla. Aquellos heroicos restos de mi cocina se merecían un adecuado homenaje. Y qué mejor homenaje que comérselos. Pero claro, el ser humano, caprichosillo como es, odia las repeticiones, especialmente las culinarias, así que a aquello había que darle un aire nuevo. Y no era fácil pensar con la empanada mental post condumio que tenía. Un momento, ¿había dicho empanada? Sonaba bien. Pues nada. Al lío.
Troceé los restos de capón, les añadí las manzanas sobrantes picadas y las ciruelas pasas. Les añadí tres o cuatro cucharadas de la salsa que traía el capón, removí bien y lo distribuí por una masa de hojaldre refrigerado que nunca falta en mi nevera para un porsiacaso. Le puse otra masa por encima y la sellé bien. No hacía falta pintarla con huevo ni líos de esos, porque pensaba presentar las raciones con la rica salsa que traía el capón por encima. Ya sólo faltaba meter la empanada al horno una medía hora (hasta que estuviera bien doradilla) y listo. Pero antes, esperé un tiempo prudencial, dando un margen razonable para una siesta en condiciones, y volví a llamar a la banda de gorrones hambrientos, anunciando que para cenar teníamos empanada. No faltó ni uno. No trajeron vino, un postre rico, ni una botellita de whisky de malta para después, pero a ninguno se le olvido el hambre. Qué cosas.

Nota: la receta del capón al horno podéis verla AQUÍ y el capón en cuestión, con cuyas sobras he hecho esta receta, se puede comprar en la tienda on-line de CASCAJARES
.
.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene una pinta estupenda, se me está antojando toda la página de cascajares ainsiss

Dharma dijo...

Que recetica tan buena, como todas vaya.

Anónimo dijo...

La idea es buena, pero yo no me gasto 100 euros para hacer una empanada! Porque cuánto capón has utilizado para la empanada? La mitad el pollo castrati por lo menos!

Yago dijo...

Empanada gallega con capón de Villalba!! Galicia Calidade!

Anónimo dijo...

Casualidades de la vida, mi futura suegra compró un capón de esos, para chulearse de cocinera experta, y la verdad es que le salió de rechupete. Pero la que quedó de cocinera experta fui yo, porque cuando terminamos de comer, éramos varios, solté toda chula "¡las sobras para mí!". E hice para la tarde la empanada con unos poquitos restos (nos lo zampamos casi entero pese a que cunde un huevo y es enorme el cacho capón), añadí troceadita la manzana también sobrante, unas ciruelillas cosecha mía y por consejo de vos, la salsa imprescindible por encima y... ¡¡¡Triunfón!!!

Vamos, que lo bautizaron "Empanada Elisa-capón". Por cierto, Elisa soy yo. Gracias Falsarius. Eres un amor.

Anónimo dijo...

Me encanta esta idea de aprovechamiento, gracias falsón.... ay perdón Falsarius!
AnoniMarta

Related Posts with Thumbnails