30 de mayo de 2011

PINCHO DE HUEVO Y LANGOSTINO CON FIDEOS CHINOS FRITOS

Pincho de huevo y langostinoReceta de pincho de huevo y langostinos

El sábado me pidieron en la radio alguna receta rápida para consumir mientras se veía el partido. Yo pensé en unos pinchos sencillitos, los típicos de palillo ensartaviandas, que están estupendos y se hacen rápido. La cosa es que estaba ahora viendo las fotos para ponerlos aquí y el ver las dos gambas solitarias sobre el huevo, me ha hecho pensar. Porque tú dices lo de las gambas solitarias en inglés, “two lonely prawns”, y de repente, tu escasez de crustáceos suena como si fuera una canción de Bruce Springsteen. Es lo que tiene la comida, que a veces evoca las cosas más insospechadas. Por ejemplo, se les va la mano con el picante en un restaurante mejicano al que has ido a comer y, de repente, te acuerdas del padre del cocinero. Así, como quien no quiere la cosa. Un señor al que no conoces de nada. Es el mágico poder de los alimentos. O lo que sientes cuando te traen la cuenta en el restaurante molón al que has llevado a una chavala para impresionarla. Ves aquella desproporcionada cifra escrita en tu factura, miras a la chica que tienes enfrente y, de repente, sin saber muy bien por qué, ya no te parece ni tan guapa, ni tan interesante. Son pequeños milagros a los que nos conduce la gastronomía. A mí esas dos gambas solitarias (las dos últimas de mi congelador) me han traído el recuerdo del joven osado y sin miedo que fui, del tipo duro que se comía el mundo, del viajero audaz y temerario que no conocía fronteras. Y algo se ha revuelto en mi interior, como si el rescoldo de un fuego antiguo se avivara. Y he tomado una decisión. Llamadme insensato si queréis, pero mañana paso del súper de la esquina, cojo el coche y hago la compra en el Centro Comercial. Y no te creas, que hay un trecho.

Previo: el pincho no tiene ningún misterio: medio huevo duro, un langostino o gamba cocido, aceituna rellena y mayonesa. Lo que quería contaros es lo de los fideos chinos fritos que son un acompañamiento divertido, que os vale incluso por si algún día os da el punto michelínico (de cocinero, no de gordo) y queréis poner alguna filigrana en el plato para hacerlo aparente.

Ingredientes: 1 paquete de noddles (fideos chinos), que se encuentran en casi cualquier súper.

Preparación: ponemos el paquete de noodles en un bol y les echamos agua hirviendo por encima. Tapamos y en tres minutos están. Escurrimos bien. En una sartén con aceite caliente, vamos echando los fideos troceados y procurando distribuirlos. Es visto y no visto, están enseguida. Los sacamos con la espumadera y los dejamos escurrir de aceite sobrante sobre papel absorbente. Quedan con una pinta estupenda, crujientes y con un sabor muy especial. Si queremos les podemos poner un poco de sal o comerlos tal cual. Probadlos que es un invento.
.
.

26 de mayo de 2011

POR FIN EN VIDEO: ARROZ CON CHAMPIÑONES AL AJILLO



La receta que llevabais tanto tiempo esperando (o bueno, en realidad desde ayer) por fin en vídeo. Si ya era era fácil escrita, viéndola en imágenes ni te cuento.
,
.

25 de mayo de 2011

ARROZ CON CHAMPIÑONES AL AJILLO (el Club de los Champiñones Muertos)

Arroz con champiñones
Receta de arroz con champiñones

Debo estar aquejado de algún trastorno compulsivo de esos raros que hay por ahí, porque cada vez que veo una bandeja de champiñones en el súper, no puedo resistir la tentación de cogerla. Me supera. Y se viene conmigo a casa, muy mansa ella, como un perrillo abandonado que hubiera encontrado en el súper. Y eso está bien. Lo malo es que luego la dejo en la nevera. Y el tiempo pasa. Y el lustroso champiñón en laminillas, aquejado de esa melancolía enfermiza que aqueja a algunos hongos, me va cogiendo muy mala cara. Y yo me digo, de mañana no pasa. Pero pasa, porque nunca veo el momento o nunca tengo una idea clara de qué hacer con ellos. Y da lástima, sobre todo cuando un día abres la nevera y descubres que los champiñones se han arrugado y ennegrecido, y son ya más momias egipcias que campestre producto. Un horror. Sobre todo porque luego por la noche tengo pesadillas y veo champiñones muertosvivientes que salen del vertedero y buscan venganza; champiñones vampiro que llaman pálidos a mi ventana de madrugada; champiñones monstruos mutantes que se esconden debajo de mi cama y me tiran de las sábanas. La última vez, mientras los enterraba, respetuoso pero avergonzado, en el cubo de la basura (y sintiéndome un poco ridículo, porque en pleno ataque de culpabilidad les puse de despedida el Réquiem de Mozart y un palillo clavado en el pecho para que no salieran de sus tumbas a vengarse) me prometí a mi mismo no tener que volver a pasar por semejante trance. Nació así esta sencilla receta, para darles vidilla a los champiñones sin líos ni complicaciones. Era eso o el psiquiatra, y creo que este arroz con champiñones me sale más barato.

Ingredientes: 1 bandeja de champiñones cortados en láminas, de las del súper, 1 vasito de arroz Basmati Brillante, ajos, 1 cayena (guindilla roja pequeña), aceite de oliva, sal y perejil.

Preparación: lo primero es lavar los champiñones y reservarlos. En un vaso ponemos abundante ajo picado, perejil, aceite de oliva del rico, removemos y lo dejamos reposando. En una sartén ponemos un par de cucharadas de nuestra mezcla de aceite, ajo y perejil, junto con la cayena. Cuando comience a coger color el ajo, añadimos los champiñones escurridos removemos bien y dejamos que vayan haciéndose. Primero soltarán líquido y luego comenzarán a coger color. Añadimos un poco más de nuestra mezcla con ajo, le ponemos sal, removemos bien y dejamos que acaben de hacerse. Cuando veamos que tienen una pinta atractiva, añadimos el arroz, un poco más de sal y dejamos que se haga durante un par de minutos, removiendo con frecuencia. Servimos en un plato y adornamos con un poco más de nuestra mezcla de ajoaceite, y unos granitos de sal gruesa.

Nota 1: si se le quieren añadir unos taquitos de jamón a la preparación, tampoco va a estar malo.

Nota 2: es importante localizar y quitar la cayena antes de servir, que luego te la comes despistado y pasas un rato regular.
.
.

23 de mayo de 2011

CHORIZOS RELLENOS (y no miro a nadie...)

Chorizo criollo con ajos tiernos
Receta de chorizos rellenos

Esta semana pasada las plazas de nuestro país han vuelto a llenarse de ciudadanos (de “ciudadanos cabreados” más concretamente), con los que me es imposible no simpatizar. Lo mejor siempre pasa en la calle. Normalmente en los bares, pero bueno, esta vez está siendo en las plazas. Esto de tomar las plazas sí que es dieta mediterránea, que ya lo hacían muy bien hecho los griegos clásicos y lo mismo te montaban una democracia, que te hacían un Partenón o mandaban a tomar por saco (al ostracismo decían ellos más finos) a los que incordiaban. Y la protesta ha tenido un montón de lemas de esos que hacen pensar. Los hay lacónicos como el de “me sobra mes para llegar a fin de sueldo”; reveladores como ese de “Vivo en un país donde puedo acampar para ver a Justin Bieber pero no para defender mis derechos”; o inquietantes como el de “si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”. Pero claro, a mí, la cosa profesional me pierde y me he fijado más en la aportación a la gastronomía que este movimiento ciudadano ha hecho. Por eso me quedo con el que dice “no hay pan para tanto chorizo”. Y de esos precisamente, va la receta de hoy. Un chorizo criollo relleno de ajos tiernos. Qué tiemblen los chorizos, que esta vez nos los comemos.

Ingredientes: 1 bandeja de chorizos criollos (los venden en el súper y son cruditos), un manojo de ajos tiernos, 1 bote de pisto, aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación: lavamos los ajos tiernos y les cortamos los extremos que estén feos. Abrimos los chorizos por la mitad, pero sin acabar de separarlo en dos partes. Ponemos dentro dos o tres ajos tiernos de los que tenemos y volvemos a cerrar los chorizos. Con cuidado, vamos envolviendo cada uno con papel de aluminio, sellándolo bien y los metemos en el horno precalentado a 200 grados. En media horita estarán. Los sacamos. Abrimos el papel de aluminio y vamos poniendo el contenido en un plato, en el que habremos puesto una capa generosa de el pisto de bote que teníamos reservado. Un poquito de sal sobre los ajos tiernos y luego vamos y nos los comemos en la plaza.
.
.

17 de mayo de 2011

TARTALETA DE HUEVOS AL PLATO (huevos al plato 2.0)

huevos al plato
Receta de huevos al plato

El sábado tuvimos de invitado en la radio a Mikel López Iturriaga, del blog El comidista para hablarnos de "recetas viejunas", esto es, de esos platos que hace unos años estaban muy de moda y ahora, de repente y sopetón, parecen una antigualla. Cosas como la tarta al whisky, el cóctel de gambas, los entremeses variados y en ese plan. Y ya que la cosa iba de recetas “viejunas”, se me ocurrió rescatar una que también fue emblemática en su día, los huevos al plato, condumio bastante molón y rimbombante durante unos años. Claro que era una época en que también eran molones los pantalones campana, las chaquetas entalladas como de cantante de los Chunguitos, las patillas de hacha o las melenas a lo lolailo. Y vestidos así, qué íbamos a cocinar. Ahora lo recordamos y vemos las fotos, y nos hace mucha gracia todo esto de las cosas antiguas. Y puede dar risa, pero a mí me trauma un poco. Porque estaba yo pensando ¿y si en el futuro, yo que sé, nos parece que la lasaña era una horterada, que el sushi era de pringaos o que qué cutres éramos que comíamos risottos? Y no te cuento ya las espumillas, las esferificaciones y los nitrógenos líquidos. No sé, eso que llega el futuro, ves una foto tuya y dices, mira qué vergüenza, yo presentando una tapa en una cuchara. Y vestido de Armani, qué horror. Da un poco de vértigo pensar que el sofisticado y pomposo gastrónomo que eres hoy, es el hortera del que te reirás en el futuro. Y no he seguido pensando, pero he acabado mirando los huevos al plato con mucho más respeto.

Ingredientes: 1 paquete de masa para empanadillas (de las de tamaño más grande, para que quepa bien el huevo) huevos, 1 lata de pisto Hida, guisantes (congelados pueden valer), chorizo, jamón, sal.

Preparación: en un molde de tamaño adecuado (o en una cazuelita pequeña de barro, forrada con un poco de papel de aluminio) ponemos la oblea para empanadillas, teniendo cuidado de que queden los bordes subidos en plan tartaleta. Ponemos una base de pisto de nuestra rica lata, unos cuantos guisantes, una rodajita de chorizo, un poco de jamón, echamos con cuidado el huevo por encima y le ponemos un poco de sal. Lo metemos en el horno precalentado a 200 grados y lo tenemos ahí hasta que veamos el huevo cuajado. Lo sacamos, desmoldamos (que queda chula que te mueres la tartaleta doradilla con el huevo y compañía) y lo servimos acompañado por ejemplo de unas rodajas de tomate aliñado con ajo, aceite y sal. Unos huevos al plato, en moderna versión 2.0.
..
.

11 de mayo de 2011

FALSARIUS CHEF EN BUENAFUENTE (la prueba del delito)



Varios mensajes me habían pedido que rescatara este vídeo de cuando estuve en el programa de Buenafuente. Lo tenía en mejor calidad, pero no sé donde lo he metido, así que habrá que conformarse con este. Por cierto, fue muy majo el Andreu. De hecho la receta la hace él prácticamente entera.
,
.

9 de mayo de 2011

QUÉ EMPANADILLA LLEVO (al campo)

Empanadillas de tapenade
Receta de empanadillas de tapenade

El campo es un lugar maravilloso si uno es hormiga. Supongo, porque aunque muchas veces me he sentido como tal, nunca he sido hormiga. Pero vamos, ellas parecen felices, deambulando entre hojarasca, de un lado para otro, como ejecutivos atareados en la hora punta. Y digo lo del campo y los insectos porque cada vez que se me ha ocurrido hacer un arroz en plena floresta, no sé por qué extraña circunstancia, todas las hormigas de cien mil kilómetros a la redonda, convergen de repente en los aledaños de mi guiso. Qué buena pinta tiene ese arroz negro, me dice la gente. Y eso sube mi ego y autoestima, pero hasta cierto punto, sobre todo porque lo que estoy haciendo no es arroz negro, sino paella. Lo negro son hormigas. Es más, lo sirves en un plato y los granos negros se dan a la fuga. Y se llevan las gambas, que es peor. Hormigas gorronas y aficionadas al marisco. Como muchos amigos que uno tiene, pero en pequeñito. Pero eso no va a impedirme comer en el campo, así que la próxima vez, en vez de arroz, voy a llevarme una tartera con estas empanadillas que os voy a contar. Las que quiera comerme y una más. Para las hormigas, que les he cogido cariño.

Ingredientes: 1 paquete de masa para empanadillas, 1 bote de aceitunas negras sin hueso, 1 bote de alcaparras, 1 lata de anchoas, 1 diente de ajo, limón, aceite de oliva virgen extra.

Preparación: en un recipiente para batir, echamos las aceitunas negras escurridas de líquido, un puñado generoso de alcaparras, 8 anchoas, el diente de ajo troceado, un poquito de limón y un poco de aceite del rico. Batimos con la minipimer (batidora en lenguaje actual) hasta hacer una pasta. Cogemos las obleas para empanadillas, las rellenamos con nuestra pasta de aceitunas, las sellamos bien presionando con los dientes de un tenedor, y las metemos en el horno, precalentado a 200 grados, durante diez minutos o hasta que las veamos doradillas y guapas. Unas empanadillas muy diferentes a las habituales, deliciosas y de lo más campestres.

Nota: El relleno es una receta francesa que se llama tapenade (hecha a mi estilo impostor, claro). No la había visto hecha en empanadillas y la verdad es que quedan fantásticas.
.
.

6 de mayo de 2011

FACEBOOKMANÍA IMPOSTORA


Hemos tenido mudanza en el Facebook. Mi perfil tenía un límite de 5.000 amigos y, sorprendentemente, ya lo habíamos alcanzado, así que no me dejaba admitir más gente. A mí eso de los números "clausus" no me va, así que decidí convertir mi perfil en "página" y ahora ya cabemos todos. Básicamente todo sigue igual. Los que ya estabais como amigos, seguís figurando en la página nueva. Los que no lo fuerais y queráis serlo, no tenéis más que acceder a la página (pulsando AQUÍ o en la foto de Facebook de la barra lateral) y pulsar "me gusta". Para comentarios, charletas o cotilleos (o para que colguéis vuestras recetas o lo que os dé la gana) ahí también me tenéis a vuestra disposición.
.
.

4 de mayo de 2011

ESTAFADO DE LENTEJAS



Por alguna misteriosa razón que se me escapa (pero que seguramente tiene que ver con mi provecta edad, y los excesos juveniles que ahora, ay, pasan factura) nunca llegué a poner en el blog este vídeo. Queda con su publicación subsanado el olvido, aunque me temo que mis neuronas, esas, ya no volverán.

Puedes ver la receta escrita aquí: lentejas con chorizo
,
.

3 de mayo de 2011

TARTA DE MANZANA REAL

Tarta de manzana real
Receta de tarta de manzana

El otro día me llegó un email de un príncipe de España, que por discreción no vamos a decir quién es, pero al que llamaremos “F”, pidiéndome ayuda para un problemilla gastronómico. Yo de jovencillo era un poco de los de guillotina y esas cosas, pero ya de más mayor vi Cenicienta y, entre el zapatito y la calabaza, la cosa monárquica me pareció menos mal, así que decidí echarle una mano. Problemas tenía dos, en realidad. El primero era que el pobre tenía una boda de un príncipe inglés (no diremos cuál) y sabiendo lo mal que se come en Inglaterra, y siendo un hombre prevenido, quería llevarse una tartera con algo rico. Ese ya está solucionado y si queréis otro día os lo cuento. El otro era para el domingo pasado. Lo típico. Quería hacer una tarta sorpresa con sus hijas para sorprender a su esposa en el día de la madre, a ver si con la cosa de que la habían hecho las niñas, comía algo la pobre, que estaba medio canija y desnutrida. Y pensando en algo fácil y nutritivo se me ocurrió la receta de hoy que he bautizado como “Tarta de manzana real” (“real”, porque lleva manzana de verdad, no porque me haya vuelto un pelota). Es tan fácil que yo creo que “F”, si le ayudan las niñas en las partes difíciles, va a poder con ella sin ningún problema. Aunque sea príncipe.

Ingredientes: 4 sobaos de los pequeños, 1 bote de puré de manzana (el mía era Hero y lo encontré en Carrefour), caramelo líquido, 1 manzana, azúcar, aceite de oliva virgen extra.

Preparación: mezclamos medio bote de compota de manzana y un chorreón generoso de caramelo líquido. En un bol, desmigamos los cuatros sobadillos y les echamos el líquido que tenemos preparado por encima. Removemos bien hasta hacer un especie de pasta consistente. En un plato, ponemos un aro de emplatar (si no tenemos aro, en un recipiente de cristal, vale), lo rellenamos con nuestra mezcla y le ponemos un poco más de caramelo líquido por encima. En una sartén ponemos un poquito de aceite y salteamos media manzana cortada en daditos pequeños. Cuando veamos que coge color, le añadimos una cucharada de azúcar y removemos hasta que se caramelice. Ponemos la manzana caramelizada sobre el postre que teníamos preparado, y a la nevera. Cuando este frío, desmoldamos y servimos nuestra tarta de manzana adornada con unos hilillos de caramelo líquido. Un postre fresco y nada empalagoso. No como algunas bodas.
.
.
Related Posts with Thumbnails