30 de enero de 2012

HOMENAJE DE HABAS A LA CATALANA CON HUEVO

Habas a la catalana

Con todos mis respetos al Madrid Fusión (que este año les tengo enchufe porque han tenido la inteligente idea de seleccionar mi novela “Fabada a muerte en Cocina Fusión” para incluirla en el regalo que la organización hace a los colaboradores del evento), pues eso, que con todos mis respetos me parece que están teniendo un olvido imperdonable. En ninguna edición, y van 10, se acuerdan de mi cocinero favorito. De ese genio de los fogones que hace una labor callada y solidaria y que ha dado de comer a tantas generaciones de españoles. Me refiero, lógicamente, al cocinero que hace las recetas de las latas Litoral. Que mucho dirán, pero me sé yo de algunos cocineros famosos que más de una noche llegan a casa cansados de exquisiteces y sofisticaciones y se calzan a escondidas una lata de fabada, sintiéndose gastronómicamente pecadores, pero gozando un huevo. Pues bien, ya era hora de hacerle un homenaje al anónimo cocinero y aprovechando esta semana tan gastronómica que hemos pasado, creo que ha llegado el momento. Yo, por mi parte, he comenzado por rescatar esta receta que tenía por ahí olvidada, que me la hice ayer de festiva comida dominguera y fue un disfrute. Con una lata de habas a la catalana y un huevo. No sé que le parecerá al de Litoral, pero desde luego yo me di un homenaje. No sé si de los gordos o de los de gordo. Algo de eso.

Ingredientes: 1 lata de habas a la catalana (Litoral casualmente en este caso), 1/2 cebolla (1 si es pequeña), 1 huevo (admite dos tan ricamente), 1 vaso pequeño de vino blanco, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Preparación: no puede ser más sencilla y resultona. Picamos la cebolla y la doramos en un poco de aceite. Cuando la veamos hechita, le ponemos un poco de sal, un poco de pimienta molida, le damos una vuelta y añadimos el vino blanco. Dejamos que se evapore un poco el alcohol y volcamos en la sartén el contenido de la lata. Removemos bien, ahuecamos un poco con una cuchara y ponemos el huevo con cuidado de que no se nos rompa. Se tapa con la tapadera y se deja hacer con el fuego suave. Cuando el huevo cuaje a nuestro gusto, ya están las habas a la catalana (versión impostora) en su punto. Veréis que disfrute.

.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails