17 de septiembre de 2012

BACALAO AL PIMENTÓN (con hummus)

Bacalao al pimentón con hummus

El verano se acaba y cuando miras al cielo ves bandadas de gambas en gabardina emigrando a los trópicos, a esos paraísos soñados donde el sol del estío nunca se pone. Al mismo lugar hacia el que corren chulillas las sardinas en plateadas manadas, cruzando el mar de hierba de los fondos de algas, sin saber aún que al final del viaje siempre hay un gordo esperando a comernos.Ves secarse los arroyos de cerveza, ya sólo un rastro de espumilla que vuela el aire, y dejan de manar las frescas fuentes de tinto de verano. Sopla en el chiringuito un viento frío que lo desmonta tabla a tabla, mesa a mesa y se lleva lejos su tintineo de monedas, su tablón de las comandas y la rumba insensata de sus altavoces. Se marchan veloces en sus negras motos antiguas los mejillones, carga el pulpo sus maletas, una en cada uno de sus ocho brazos, camino de la estación, esquivando a la ensaladilla rusa que va más despacio, temerosa de perder alguno de sus ingredientes. Se vuelven al pueblo los tomates, las lechugas y los pimientos, y llora una cebolla con el corazón roto por un vinagre jerezano y calavera, que la había olvidado ya antes del último aliño. Es septiembre y la luz se recoge pronto por las tardes, cansada de brillos, de destellos, de estirar y estirar la alfombra del día. Es septiembre y se llenan de pañuelos blancos las estaciones del tren de la tristeza. Colgamos el moreno de su percha en los armarios y al mudar de piel surge, inevitable y frío, el blanco fantasma de nuestro pelaje de invierno. Reptan por las dunas las últimas lagartijas recogiendo los besos de amor que quedaron perdidos en la arena. Picotean las gaviotas las migajas de risas infantiles que la marea baja deja al descubierto. Abren el grifo del agua fría en la bañera del mar, y lo dejan correr. Finalmente llueve, y las gotas sobre la arena germinan en la playa los brotes multicolores de las futuras sombrillas, que aún tardarán casi un año en crecer. Es septiembre. Qué pereza.

Ingredientes: 1 envase de hummus marca Simply del Mercadona (sección refrigerados), 1 paquete de bacalao congelado desalado (el mío de Dimar), cebolla, ajo, limón, aceite de oliva virgen extra, pimentón picante y perejil.

Preparación: volcamos el contenido de nuestro envase de humus en un bol, le añadimos cebolla muy picada, un poco de zumo de limón y mezclamos bien. Lo reservamos. Cortamos el bacalao que tendremos descongelado (yo he aprovechado una pieza que me había sobrado de otra receta) en unos tacos no muy grandes. Ponemos la sartén al fuego con un poco de aceite y ponemos un par de dientes de ajo cortados en lonchas. Cuando empiecen a coger color, le ponemos un poco de pimentón picante, removemos rápido, añadimos el bacalao y lo salteamos muy poquito tiempo (se hace enseguida). Ahora sólo queda servir en el plato. Una montañita de hummus preparado como base y el bacalao con ajo y pimentón por encima. Rematamos con un poco de pimentón picante, un hilillo de aceite rico y un poquito de perejil.
.
.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails