4 de julio de 2013

HOGACITAS DE GAZPACHO

Hogacitas de gazpacho

Vale, es cierto, lo reconozco. Soy adicto al gazpacho. Me gusta hasta en las canciones de Sabina. Llega el veranito y lo que más me puede apetecer es un gazpacho fresquito. A media mañana, para empezar la comida, después de la siesta, para una cenita liviana. Soy una máquina devoradora de gazpacho. Y no es por chulearme, pero hago yo un gazpacho muy rico. Pero claro, el problema es que llega el veranazo, el de verdad, el de ya en serio qué calor hace, que esto no hay quien lo aguante, y métete en la cocina a pelearte con los tomates y los pepinos y la batidora. Qué perezón. Afortunadamente, Dios, en su infinita sabiduría inventó los supermercados. Creo yo que pensando en estos problemas que tendría yo en el futuro, pero vamos, no lo sé seguro. Así que voy al súper de la esquina, me compro mi brick de gazpacho Don Simón clásico y listo. Llamadme raro pero a mi en realidad en verano el gazpacho que más me gusta es el que me traen ya servido a mi tumbona junto a la piscina. Pero me pasa poco.

  
.
.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails