15 de septiembre de 2014

ENSALADA DE ALUBIAS CON SALMÓN

Ensalada de alubias

En septiembre vas andando por la playa y ves pedazos de agosto que arrastra la marea y deposita en la playa como restos de un naufragio. Descubres sueños rotos mezclados con algas y espuma. Encuentras billetes de tren que ya no llevan a ninguna parte, ruedas de repuesto de la vida con musgo y lapas adheridas. Si te fijas bien, hay sobre la arena un rastro de conversaciones, de risas, de bromas, de promesas caídas del bolsillo, ya viejas y herrumbrosas. Picotean las gaviotas despojos de amores de verano que ya nadie quiere. Arrastran los cangrejos diminutos pedazos de canciones, de bailes y farolillos de verbenas, y los entierran en la arena avanzando con pasitos cortos, maniáticos y temerosos. Arrastra el viento nomeolvides y hastasiempres perdidos, algunos antiguos, otros recién salidos de la boca. También hay lágrimas que se esconden en las caracolas y mechones de juventud. Hay un recuerdo de toallas voladoras que emigraron al sur con el primer frío de Poniente. E ilusiones que ya sólo son una raspa mordisqueada por los camarones. Hay huellas que no llevan a ninguna parte, y ves perderse lejanos en el horizonte, doblando Rota, los barcos en los que soñaste embarcarte cuando niño y a los que sabes que ya no llegarás a tiempo. Hay un rumor de olas que te recuerdan ese nombre que creías olvidado y esa cara que ya no consigues recordar. Trae la brisa el aroma de elixires de la eterna juventud, el olor de aquella piel morena que acariciabas, la fragancia húmeda de los castillos de arena que habitaste de pequeño. Septiembre es el mes en el que pasan los años, en los que cumples vejez y caduca la infancia. Septiembre es siempre la última hoja del calendario de ayer.


Receta de la ensalada de alubias con salmón

Ingredientes: 1 bote de alubias blancas, 1 paquete de salmón ahumado, 1 huevo duro, 1 cebolla, 1 tomate, aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal.

Preparación: ponemos el contenido del bote de alubias en agua hirviendo y las cocemos un par de minutos, para que luego queden templadillas y en su punto. En una ensaladera ponemos la cebolla cortada en juliana (esto es, en tiras), el tomate troceado y el huevo duro cortado en pedazos. ¿Qué quieres ponerle también unas alcaparras o unas aceitunas negras? Pues no van a venirle mal. Añades las alubias calentitas y bien escurridas y aliñas todo a tu gusto con el rico aceite de oliva virgen extra, el vinagrillo y la sal. Finalmente, en un plato extiendes dos o tres lonchas de salmón ahumado y colocas la ensalada por encima, más o menos artísticamente. La mezcla de las alubias templadillas en ensalada con el salmón es una delicia.



   


Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails