8 de septiembre de 2014

HUEVO AL HORNO

Huevo al horno

Septiembre es lo que tiene, que te levantas un lunes, echas mano a la cartera del calendario y te das cuenta de que ya no te queda un solo billete de verano. Ni de los grandes, ni de los pequeños. Ni siquiera unas monedas de días sueltos en los bolsillos. Nada, ni una triste calderilla de minutos de vacaciones. Y cuando quieres darte cuenta está sonando el despertador, y das un salto de la cama, coges la cartera y el bocadillo de foie gras envuelto en papel de plata, y, hala, al cole. O al curre. Y te echas a la calle resignado y meditabundo, como si tu vida fuera un tango de esos tristes y arrastrados. Así entraba yo esta mañana en el súper, como un niño en su primer día de colegio. ¿Me harán bullying las latas mayores? ¿Me habré olvidado de conducir el carrito? ¿Me regañará la cajera nueva? ¿Me seguirá teniendo enchufe el de los fiambres? Qué desasosiego. Oye, y luego no era para tanto. Había congelados nuevos molones, y unos botes de legumbres sin conservantes con muy buena pinta. En la góndola de vinos he visto muchas caras nuevas, y una botella de vino tinto, coquetuela ella, me ha puesto ojito tiernos y me he dicho, esta cae. Y el carro se ha ido llenando sin mayores dificultades. Y con el subidón lo he visto claro: esto hay que celebrarlo. Hagamos algo de homenaje a la vuelta al cole y a los pobres zagalillos que en estos días dejan atrás la libertad del verano y vuelven al redil. Y a los mayores que cada septiembre, y en un lunes tonto y de repente lluvioso, volvemos a tener siete años y un poco de susto ante el curso que ahora empieza.

Ingredientes: 1 bollo de pan para hamburguesa, 1 huevo, tomate frito, queso rallado mozzarella, orégano y sal.

Preparación: con una cuchara aplastáis el interior de la tapa del pan de hamburguesa, ahuecándolo un poco, y lo ponéis en una fuente resistente al horno, con un papel encerado de horno, para que el pan no se pegue. Untáis con tomate frito la zona ahuecada, espolvoreáis un poco de orégano y ponéis encima el huevo, con cuidado de que no se rompa. Lo cubrís con el queso mozzarella, dejando la yema al descubierto. Le añadís un poco de sal y un poco más de orégano por encima y lo metéis en el horno precalentado a 180 grados, hasta que el queso esté derretido y el huevo cuajado a vuestro gusto. Lo podéis presentar poniendo sobre la otra mitad del pan de hamburguesa, rica ensalada bien aliñada. Un huevo al horno, hamburguesado y feliz.


Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails