24 de noviembre de 2014

FIDEOS CON MEJILLONES


No parecía gran cosa así sola en su rincón. Desvalida y tapándose con un cartón, como un vagabundo en invierno, daba hasta un poco de lástima. La gente pasaba a su lado indiferente, aunque algunos la miraban de reojo como sintiendo la tentación de echarle un euro en la gorrilla. Pero a ella le daba igual. Ajena e indiferente al qué dirán, se mantenía allí, siempre en su sitio, digna y altiva como una princesa. Sabía que como casi siempre ocurre, lo mejor está en el interior. Sólo falta encontrar a quién lo sepa reconocer. Y allí aparecí yo, en plan príncipe azul, que no es por echarme flores, pero iba muy elegante con mi gorro recién planchado y la brillante nariz de plástico lavada con Fairy. La monté en mi carro, aceleré y nos fuimos con las melenas al viento en busca del horizonte. Nos pararon en la caja del súper porque algo pitó, así que tuve que pagarla, pero mereció la pena. Aquella lata de mejillones y yo íbamos a comernos el mundo.

Ingredientes: 1 paquete de fideos gruesos (del número 4), 2 latas de mejillones en escabeche picantes (o en salsa de vieras, que también quedan ricos), 1 brick de caldo de pescado, 1 cebolla, 1 diente de ajo, aceite de oliva virgen extra, sal, pimentón picante y perejil.

Preparación: en una cazuela con un poco de aceite, ponemos el diente de ajo loncheado y la cebolla picada. Cuando coja color le añadimos un poco de pimentón picante. Removemos y, rápido para que no se queme, le añadimos medio litro de caldo de pescado. Cuando hierva, le ponemos cinco puñaditos de fideos (ojo a lo científico que me ha quedado lo de “puñaditos”) y los dejamos hervir el tiempo recomendado por el fabricante en el envase. Cuando falten un par de minutos para que se cumpla el tiempo, añadimos el contenido de las latas de mejillones. Mezclamos bien, y cuando se cumpla el tiempo lo dejamos reposar unos minutos, ya fuera del fuego. Servimos adornando con un poco de perejil.


  
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails