22 de diciembre de 2014

SOLOMILLO NAVIDEÑO

Solomillo navideño

Pero bueno ¿qué es esto?¿Quién es ese tipo gordo cargado de regalos y qué hace entrando por mi chimenea? ¿Por qué me llegan felicitaciones de gente a la que no veo nunca y que lleva un año sin acordarse de que existo? ¿Por qué mi nevera está llena (a rebosar, diría yo) de comida? ¿Qué está pasando? ¿Qué son todas esas luces de colorines que han invadido los escaparates? ¿Por qué llora emocionada la gente en los anuncios de la tele? ¿Qué es esto, hombre, por dios? Pues nada, lo típico, que no se da uno cuenta y de repente estás metido en la navidad hasta las trancas. Es lo que tiene.  Estás un día dando paseos en chanclas por la playa, y a nada que te descuidas están los niños de san Ildefonso cantando la lotería en la tele. Y antes de que te des cuenta has vaciado la cuenta comprando regalos, te has sorprendido a ti mismo mirando melancólico la chimenea y echando de menos a los que ya no están, y andas medio pedillo cantando villancicos en un bar. Un espanto. Pero bueno, ya que está aquí dejemos a la Navidad entrar e intentemos disfrutarla en la medida de lo posible. Yo voy a hacerlo con esta rica receta de solomillo de cerdo con tortas de aceite y frutas escarchadas, un poco de vino y mucha, pero mucha, paciencia. Porque la verdad, si fuera pavo pensaría que me están cebando para comerme en Nochebuena: en lo que va de mes, y aún no ha empezado lo bueno, he engordado ya tres kilos.
Feliz Navidad.

Ingredientes: 1 solomillo de cerdo, un paquete de tortas en aceite (las mías eran de Inés Rosales), 1 paquete de frutas escarchadas, 1 copa de vino Pedro Ximénez (o el vino dulce que tengáis por ahí), aceite de oliva virgen extra, sal gruesa.

Preparación: troceamos una torta de aceite en pedazos pequeños y la ponemos en la sartén caliente con un poco de aceite. Añadimos fruta escarchada cortada en cuadraditos. Removemos bien y lo regamos con un chorreón de Pedro Ximénez. Dejamos que se evapore un poco y lo reservamos en un plato. Ponemos otra vez la sartén al fuego, con los restos de la la preparación anterior y un par de gotas de aceite más, y vamos haciendo a la plancha el solomillo cortado en rodajas de tres centímetros, hasta que esté doradito y guapo. Sólo nos queda emplatar, haciendo una base con la mezcla de tortas y frutas y poniendo encima el solomillo con un poco de sal gruesa. Si rematamos todo con un hilillo de aceite de oliva virgen extra, no le va a venir mal.

Toque navideño: si cogéis una ramita de romero, la mojáis en agua y la espolvoreáis con azúcar glas, os va a quedar como un abetillo navideño, lo que puede resultar muy chulo para adornar vuestro plato.


  


Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails