28 de marzo de 2016

RISOTTO CON ZAMBURIÑAS DE LATA


Cómo pasa el tiempo. En esto de los blogs, te despistas un día y cuando te quieres dar cuenta, no es que haya pasado una temporada, es que ha transcurrido una era glacial, se han extinguido los dinosaurios que paseaban por la puerta de tu cueva y tú, en vez de un feliz neandertal, eres un atribulado homosapiens con corbata. La cosa es que hacía un montón de tiempo que no ponía recetas nuevas por aquí. Las causas principales (excluida mi consustancial y genética vagancia) son dos. La primera, que he estado preparando un nuevo libro que saldrá a la venta en mayo, y esas cosas llevan su tiempo y su curre si quieres que queden bien. En breve os pondré por aquí un avance. La segunda es que estoy montando un negocio del que, por ahora, permitidme que no diga nada, pero del que seréis los primeros en tener noticia. Antes del verano. Pero volvamos a lo nuestro que es la cosa de comer fácil y rico. Os he preparado esta receta de risotto con zamburiñas de lata, que veréis qué cosa más sencilla de hacer y qué buen resultado os da.

Ingredientes: 1 vasitos de arroz de los preparados para hacer en el microondas (que viene precocido), 1 lata de zamburiñas en salsa de vieras, ½ cebolla, 1 bote de tomate seco en aceite, 1 diente de ajo, 1 vasito de vino blanco, ½ vaso de agua, aceite de oliva virgen extra, mantequilla, orégano y sal.

Preparación: en una sartén ponemos un poco de aceite y doramos el diente de ajo y la cebolla bien picados. Cuando cojan color añadimos cuatro piezas de tomate seco troceado, le damos una vuelta, dejamos hacer un poco y añadimos el vino blanco. Esperamos para que se evapore un poco el alcohol, espolvoreamos con orégano y sal al gusto, y agregamos el arroz (deshaciéndolo un poco con la mano, que sale muy compactado del envase). Mezclamos bien, añadimos el contenido de la lata de zamburiñas (reservando dos o tres piezas y un poco de salsa para adornar al final), y el medio vaso  de agua. Con el fuego suave, vamos removiendo hasta que adquiera un aspecto meloso y prácticamente sin caldo. Este arroz de vasitos se hace enseguida, así que no hay que preocuparse por la cocción. Retiramos del fuego, le añadimos una bolita de mantequilla y removemos hasta que se integre bien. Una vez en el plato, le ponemos por encima las zamburiñas que teníamos reservadas y queso rallado parmesano. Muy fácil, muy rico y perfecto para cuando comes sólo, porque sale la cantidad justa para que no sobre, ni te quedes con hambre.


Para mayor facilidad os dejo aquí una versión en vídeo a cámara rápida, para despejar cualquier duda sobre cómo se prepara nuestro risotto.



  
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails